HUGO ALBERTO CURIONI


Hugo Alberto Curioni
Hugo Alberto Curioni, aprovechando el error de la defensa de Ferro Carril Oeste, para someter con un preciso toque al arquero
León Martínez, que se desparrama en el campo de juego sin poder evitar lo que ya es la caída de su valla

Se jugaba un encuentro por la Copa de Oro de Mar del Plata. Boca Juniors vencía a Estudiantes de La Plata por 1 a 0, cuando se origina un contraataque encabezado por Coch sobre el sector derecho. El veloz puntero se va hasta el fondo y atorado sobre la raya de fondo, manda el centro al área. Por allí a la carrera, acompañaba Curioni, que empalmó la pelota como venía y la metió por la parte alta del arco. Irónicamente el comentarista dice: "Sí, se le iba a escapar esa pelota a Curioni...". Ese gol, como muchos otros le dieron a Boca victorias importantísimas, que lo erigieron al cordobés como el goleador xeneize entre 1970 y 1073, año en que es transferido al fútbol francés. Pero así, como la anécdota que refrescamos, fueron muchos los goles que logró el "Tula", en su paso por Boca Juniors, ganándose la idolatría de toda la afición xeneize.

Como otros números 9, el hecho de haberle convertido una importante cantidad de goles a River Plate, sirvió para consolidar el afecto de la hinchada. Los primeros que le convirtió al tradicional rival, fueron en el primer encuentro del Metropolitano de 1972 y por doble premio, siendo el arquero millonario Carlos Barisio. Los restantes cinco que consiguió en los superclásicos se los convirtió a José Alberto Pérez, erigiéndose entonces en el segundo goleador boquense en estos enfrentamientos.

De todos esos goles el que más se recordará, y quizá de los 69 que logró sea el más memorable, es el que convirtió en la primera fecha del campeonato Nacional de 1972. fue ese un partido inolvidable por la emotividad que tuvo en todo su desarrollo. River entró ganando por 2 a 0 desde los vestuarios. boca necesita de la garra para sacar a flote una situación tan adversa a los diez minutos del partido. La defensa de River se afirma y a Boca le cuesta recuperarse del impacto anímico que representan dos goles en contra. Ponce lateraliza el juego sobre la izquierda. La pelota pica cerca de la posición donde está Curioni. Parece una maniobra interesante. Pero no. El "Tula" se encarga de darle el impacto de los goleadores. Se arroja en el aire y empalma con una especie de "tijera" con la pierna derecha. Una pelota que picaba mansamente en las cercanías de la media luna, cobra una violenta y espectacularidad increíble para ingresar por el ángulo de la valla de Pérez, que solo atina a volar, pero inútilmente. A partir de ese gol Boca iniciaría una reacción que lo llevaría a colocar en ganancia por 4 a 2, para finalmente caer por 5 a 4. Los demás goles tuvieron esta factura: dos gambetas largas a Barisio en sus primeros encuentros, como verdugo riverplatense, en la revancha un toque corto ante Pérez. Otra gambeta larga ante Pérez en el '73 y el último, otro toque corto ante el mismo arquero.

Fue su último clásico y no pudo participar en el que se jugó en el torneo nacional. Curioni, había sido expulsado ante Rosario Central por cargar al arquero Carlos Biasutto, que intenta demorar el juego. El ataque boquense sintió sobremanera la salida de su goleador. Peracca que tuvo que reemplazarlo en ese partido, decía una vez terminado éste: "Creo que cumplí, pero para reemplazar a Curioni y no hacer goles es lo mismo que haber fracasado".

Hugo Alberto Curioni
Nuevamente Curioni con otro gol a Ferro Carril Oeste

Hugo Alberto Curioni no era habilidoso, por el contrario eran sumamente escasos los atributos técnicos que pudiera tener. "Yo en eso de manejar la pelota, no se nada, sólo se que cuando hay que meterla adentro tengo que tener los ojos bien abiertos y  no tratar de romper al arquero con un pelotazo. Creo que tengo mucho que mejorar, en especial cuando cabeceo, que no se como meter la cabeza cuando la pelota viene por arriba.

Contra Gimnasia y Esgrima La Plata, Boca ganó 4 a 2 y Curioni aportó su cuota para el triunfo. "mirá, que te voy a mentir. La pelota vino por arriba, yo cerré los ojos, la pelota me pegó y se fue adentro".

Así como era de sincero para reconocer sus limitaciones propias, era cerrado dentro y fuera de la cancha. Casi inexpresivo constantemente, en muchas ocasiones se pensó en que había conflicto entre jugadores por su actitud. En una de ellas, en el año 1972, cuando Boca tuvo un inesperado bajón, lograron un tanto y todos fueron a festejar el gol con el autor, mientras Curioni bajaba su cabeza e iniciaba su marcha hacia el centro del campo de juego. Se comentó su actitud, pero sin que mediara muchos minutos otro gol boquense lo tuvo como uno de los fervorosos participantes. No eran conflictos entre los jugadores, sólo era su forma de ser.

Los dirigentes xeneizes recibieron una invitación para medirse con instituto Central Córdoba, en la docta. Los directivos del club cordobés hablaron muy bien del centroatacante boquense. Lo vieron actuar e inmediatamente iniciaron los contactos para contratarlo. Sin mayores trabas para concretar el pase, tuvo su debut grande en la Copa Libertadores de América de 1970, en Bolivia, ante el Bolívar de La Paz. Termona el primer tiempo y los locales vencen por 1 a 0. Boca no da muestras de recuperación en ese lapso, donde se ve claramente superado por un discreto rival. Apenas si puede crear un par de situaciones que se diluyen en la cercanía del área grande. Los comentaristas centran sus análisis en la que causa de la escasa producción boquense, es consecuencia de jugar muchos metros sobre el nivel del mar. A ese ritmo, no quepa dudas, el triunfo hubiera quedado en manos de los bolivianos. Pero el técnico decide el ingreso de Curioni y a pocos minutos del comienzo del segundo tiempo, el "Tula" de cabeza empata el encuentro y es carta de triunfo en ese encuentro. A fines de 1973 se cierra su ciclo en boca, cuando el Nantes de Francia paga una cifre récord por su concurso. Fueron cuatro temporadas que lo tuvieron como goleador absoluto de Boca Juniors. Luego de su ida, Boca no contó con un número nueve que tuviera sus características. El gol como virtud.

Hugo Alberto Curioni


Volver a Biografías


 

Volver a la portada

 


Desde el 15 de noviembre de 2000