BOCA CONTINÚA CON COMODIDAD

Finalizadas las primeras partes de la Copa, los rivales que en suerte les tocó enfrentar fueron Libertad de Paraguay y el Deportivo Cali de Colombia, equipos que habían cimentado su clasificación en base a un juego rudo y poco vistoso. El primer choque tuvo como escenario la Bombonera y allí, ante el fervor del equipo boquense, Libertad, merced a la gran actuación del arquero Báez, logró mantener el marcador en cero hasta casi el final del encuentro, cuando Daniel Severiano Pavón, madrugando la salida del golero, con un impecable cabezazo puso justicia en el marcador. Pero hasta ese momento la brega xeneize no había obtenido premio y tuvo muchos momentos de gran suspenso. Mouzo marró un tiro penal en la segunda etapa, lo que pareció sepultar las chances de victoria por parte del conjunto argentino, en tanto sobre el final de la primera etapa, Francisco Sa debió esforzarse para sacar sobre la línea de sentencia un remate que tenía destino de gol, ante una falla de Hugo Gatti. La gran algarabía que produjo esta victoria se tradujo en el improvisado festival que armó la hinchada. La angustia se había hecho presente.

La gran patriada la cumplió en Cali ante el Deportivo de esa ciudad, que era dirigido por Carlos Salvador Bilardo, sapiente hombre que conocía los secretos mínimos de este encuentro. En circunstancias totalmente hostiles, Boca hizo gala de su fervor y garra y se levantó con un punto impecable que pudo convertirse en victoria de haber  concretado sus delanteros las claras opciones que generaron en la segunda etapa, cuando Cali había cedido ante la posibilidad del conjunto de la ribera. En este encuentro el "Loco" Gatti perdió el invicto de su valla al ser vencido por Scotta con impecable cabezazo. Pero "Pancho" Sa con un espectacular disparo selló la igualdad que era un premio justo para el trabajo del conjunto boquense, mas no era total justicia por lo producido por ambos equipos dentro del campo.  Boca había sido más. En fútbol, en la guerra fría.

Un zurdazo espectacular de Mario Nicasio Zanabria le da dos puntos que lo consagran finalista del torneo, luego del rebote en un defensor paraguayo. Todos los vaticinios que hacían poco menos que imposible que Boca saque un buen resultado de ese encuentro, fueron totalmente superados por el temple boquense, que no sólo dio muestra de su inalterable fuerza de conjunto sino que también puso la cuota de fútbol lucido que tuvo el encuentro. En el cierre de esta situación iguala con Deportivo Cali en un tanto, siendo Roberto Mouzo el autor del gol xeneize, y presentando Boca en ese encuentro un equipo con figuras suplentes, para reservar a los titulares que se encontraban para la gran final.

(Foto) La fuerza de Daniel Severiano Pavón desequilibra la defensa de Deportivo Cali.
Claramente Boca Juniors fue superior al conjunto colombiano. Esta foto corresponde al encuentro revancha de la semifinal de la Copa Libertadores de América jugado el 16 de agosto en la Bombonera. El encuentro finalizó 1 a 1 con gol de Roberto Mouzo para los xeneizes. Pavón había reemplazado a Oviedo en aquella oportunidad.

(Foto) El zurdazo de Felman va camino a la red. Para muchos fue el mejor gol que logró Boca en la Copa.
Esta foto corresponde al encuentro revancha de la primera ronda de la Copa Libertadores de América jugado con Defensor de Uruguay en la Bombonera.
El encuentro había finalizado 2 a 0 con goles de Roberto Mouzo y Darío Luis Felman.

(Foto) Toda la potencia de Vicente Alberto Pernía para buscar el desborde por su lateral tratando de abrir la defensa de Libertad de Paraguay. La garra y el temple fue el alma de triunfo de Boca Juniors.

CRUZEIRO NO PUDO CON BOCA

La meta ya estaba al alcance de las manos. La Copa era cortejada por Boca Juniors nuevamente. Enfrente estaba Cruzeiro de Brasil, que se había coronado campeón en la edición anterior ante River Plate en dramática final. Sin embargo todos confiaban en que Boca Juniors lograría superar esa muestra de fútbol que caracteriza a los equipos brasileños. La madurez que había alcanzado el plantel boquense lo eximía de cualquier duda que se pudiera crear respecto de su actuación en las finales. El primer encuentro se jugó en la Bombonera y ante un marco verdaderamente impresionante e imponente como quizás hoy en día no se vea a pesar de lo que representa ante el mundo "El Templo del Fútbol Mundial" y que esperaba ansioso que su equipo se consagrara ganador de la primera final. Boca comenzó presionando sobre la zona defensiva de los brasileños, que desordenadamente trataron de cortar los veloces triángulos  que trazaban los ágiles xeneizes con la pelota. En una acción confusa el "Toti" Veglio con un puntazo decretó la temprana ventaja para el equipo de Juan Carlos Lorenzo. A partir de entonces se generó un partido monótono donde las mejores posibilidades estuvieron de parte del local, pudiendo estirar las diferencias,  quedando de parte de los visitantes el violentísimo disparo que ejecutaba normalmente Nelinho desde cualquier parte del campo, como carta de peligro para igualar. El partido, ante la gran alegría de los boquenses, finaliza con la victoria de los xeneizes por 1 a 0. El primer paso estaba dado.

En Belho Horizonte, como era de esperar, Boca salió con un cauteloso esquema que le dio rápida facilidad para controlar el trámite del encuentro y convertirse en dominador de las situaciones de peligro ante un Cruzeiro alentado sin cesar por sus adictos, pero que parecía sin fuerzas como para superar la tenaz resistencia que le oponía Boca Juniors. Controlado el accionar del contrario, el equipo de Lorenzo creó las mejores posibilidades de gol, situaciones que no se concretaron desafortunadamente para el conjunto xeneize. Cuando sólo quedaron diez minutos para el final y así la consagración del equipo que mejores virtudes había mostrado en ambos partidos decisivos, la pegada tremenda de Nelinho se hizo presente y ante el esfuerzo de Gatti, el remate le dio una ajustada victoria a los brasileños que de esta manera se ganaron el derecho de un tercer encuentro cuando ya tenían todo perdido.

LLEGA EL TERCER ENCUENTRO Y LOS PENALES

En ese encuentro que se jugó en el estadio Centenario de Montevideo y los xeneizes jugaron un encuentro excepcional y realizó los méritos suficientes como para alzarse con la victoria en el tiempo reglamentario, pero como si una extraña barrera le impidiera batir a Raúl, debió afrontar treinta minutos más. Pero en ese momento la tenaz defensa del conjunto brasileño obligó a recurrir a la ejecución de los tiros penales, para definir el certamen, ya que no había diferencia de goles, logrando uno cada uno. El primer disparo lo concreta Roberto Mouzo, luego de haber marrado en el primer instante del remate. El segundo fue Tesare su ejecutor, y sucesivamente fueron rematando con certeza, Pernía, Zanabria y Felman, completando la serie de cinco remates libres. Los brasileños habían rematado con acierto sus disparos, pero el último ejecutado por Vanderley fue contenido en forma impecable por Gatti. En sus manos quedó aprisionada esa pelota que le dio el sueño a los xeneizes que tanto habían albergado desde hacía poco más de 15 años. Boca era campeón de América. El mejor e indiscutido campeón de América. A partir de ese instante, Boca Juniors era más glorioso que nunca.

(Foto) Tres hombres claves en el funcionamiento del conjunto boquense campeón de América. (De izquierda a derecha), Zanabria, Mastrángelo y Felman.
Nótese en los carteles de publicidad del estadio, el logotipo del próximo Mundial de 1978 a realizarse en Argentina.

LA ATAJADA DE AMÉRICA

(Foto) Era la última oportunidad que le quedaba a Boca para coronarse campeón luego de haber hecho los méritos suficientes como para ganar el partido mucho antes de ese límite caprichoso de tiempo. En las manos de Hugo Orlando Gatti quedaba librada la suerte del conjunto xeneize. Así lo contó entonces: "Después de jugar 120 minutos estaba seguro que algún penal íbamos a atajar. No podía ser que tipos que estuvieron jugando tanto tiempo en una cancha de barro tiraran los penales como si estuvieran frescos. Pero me equivoqué, los brasileños se despidieron con unos penales bárbaros. Yo siempre dije que en los penales es una cuestión de suerte atajarlos. Y Aquí me tenía mucha fe. Y digo más, si estaba bien de la rodilla el penal que tiró Neca lo atajaba En el último penal, lo vi a Vanderley muy cansado y no iba a tomar mucha carrera, perfilado de zurda. Cuando el árbitro dio la orden yo ya me tiraba al palo izquierdo. Llegué justo y lo atajé. Me volví loco. Tenía ganas de saltar, correr, abrazarme con todos los que estaban cerca mío. Esto se lo dedico a esa hinchada maravillosa que nos siguió a todos lados..."

(Foto)  Gatti acaba de contener el tiro penal a Vanderley. Todos los jugadores y la mitad más uno festejan. La hora más gloriosa de Boca Juniors.


"COMO SE FORMÓ EL EQUIPO DE LORENZO" (Tercera parte)

Comenzaba el año 1977 y el gran objetivo era la Libertadores, tanto de River como nuestro. Ellos tenían marcado a fuego la súper final perdida el año anterior y harían lo imposible para quedarse con la copa. Los militares se habían adueñado del país tiempo atrás y comenzaron lo que ellos llamaban "el proceso de reorganización nacional". Esto alcanzaba también al fútbol y de eso se encargaba, como ya dije anteriormente, el vicealmirante Lacoste (socio y "palquista" de River), quien era amo y señor del popular deporte. Tomo a su cargo la organización del Mundial '78 y curiosamente el plantel que a fines de 1974 conformó Menotti con mayoría de jugadores de Boca y Huracán, de a poco va eliminando a los de Boca, para darle lugar a los de la banda roja. Simple coincidencia. Como el hecho que los Estadios de la Capital que se remodelaron para el evento fuesen los de River y Vélez. El argumento brindado, sumamente ridículo por cierto, era que la Bombonera estaba situada en un barrio humilde y era de difícil acceso para el público, en general para el extranjero. Una estupidez típica de mentes infradotadas, puesto que hoy los lugares que visitan los turistas en su mayoría, son San Telmo y La Boca. No se ven contingentes en Liniers y Núñez. Y los 2 barrios más visitados están exactamente igual ahora que hace 30 años. La verdadera causa, era que el jefe del EAM '78, por ningún motivo le remodelaría la cancha Boca casi gratis. Digo esto, aunque presidentes de los clubes beneficiados, se encargaron de decir que "pagaron" hasta el último peso y que no fue un regalo. Claro, lo que no decían era que el supuesto "pago", era a 20 (si, veinte) años, en cuotas en "pesos", con un interés casi irrisorio. Con la hiperinflación posterior, en poco tiempo los montos eran inexistentes. Ah, pero pagaron. Una anécdota de mediados de la década del ochenta, decía que el tesorero de un club beneficiado con la reforma de su Estadio, envió al cadete a comprar cigarrillos y le dijo: "con las monedas que te sobren, anda al Banco y paga 10 cuotas de la remodelación". No se si habrá sido verdad pero a juzgar por el valor de las mismas bien pudo serlo.
Pero volviendo al tema, ellos tenían el poder político y económico. Todo lo que se podía comprar lo tenían. Claro, había cosas que no se compraban y que curiosamente teníamos nosotros en la cabeza del Toto Lorenzo: astucia e inteligencia. Pero la cosa pintaba difícil. Menotti era lo opuesto a Lorenzo y era el técnico de la selección. Pregonaba el "fútbol bien jugado", mientras que el Toto priorizaba "el triunfo" (como es lógico). Lorenzo era criticado por muchos periodistas deportivos de la época, que lo tildaban de amarrete en el juego. En realidad era bastante parecido a Bianchi en la forma de trabajar, y en la forma de armar el equipo, siempre de atrás hacia delante, donde la mitad de la cancha era fundamental. River era la base de la selección y debía convertirse en el equipo emblema del país. Para eso contaba con el apoyo incondicional de muchos periodistas que consideraban al club de Núñez un ejemplo de seriedad y administración, y algún relator de la época lo divulgaba por toda "América". Con esta obsecuencia manifiesta ganaban los favores del jefe del EAM, que en un acto solemne los nombraba "alfombras del proceso", para alegría de ellos. Patético. Contra eso había que luchar. Y se larga la Libertadores dividida en grupos de 4. Nos tocan River, Peñarol y Defensor y sólo clasificaba el primero. El primer partido era el superclásico en La Boca , el 9-3-77 y en la intimidad el Toto aseguraba que un triunfo significaba casi adjudicarse el grupo. Y así ocurrió, ganamos 1 a 0 con gol de Mouzo luego de un rebote al ejecutar un penal. Pero todavía faltaba mucho para llegar a la final. Este relato continúa más adelante.


Juan Carlos Archiprete
Socio vitalicio N°: 9648

puchezno@yahoo.com.ar
puchezno@ubbi.com


COSAS DE LA VIDA DE XENEIZE

En la final, Francisco Pedro Manuel Sa debió salir lesionado y la misma fue de tal gravedad que no pudo jugar los dos últimos encuentros del torneo. Entonces Lorenzo, sin un hombre experimentado para el puesto, recurrió a un joven elemento que se había destacado en las divisiones inferiores y que había cumplido en los encuentros que jugó en el primer equipo. De juego sólido, temperamental, José Luis Tesare confirmó en la final que quienes confiaron en él no se habían equivocado. Tal fue su buen desempeño que llegó a decir de él "que fue una muralla insalvable para los pocos intentos de un Cruzeiro que luchó con desventaja técnica ante el fervoroso Boca". Lorenzo también se unió al coro de voces que elogiaron al número dos. "Lo de Tesare es sumamente valioso. Un chico que sin experiencia en ese tipo de contiendas se soltó con el correr de los minutos y que primero rifó la pelota para no comprometerse y terminó saliendo con la pelota al pie y metiendo un tiro en el travesaño que si era gol, no lo sacaba nadie del primer equipo. Es un gran jugador con mucho futuro".

**********

Alberto J. Armando consiguió cristalizar este año un sueño importantísimo que venía acumulando desde 1963, cuando como presidente hizo que el plantel profesional afincara sus esfuerzos para llegar a la final de la Copa Libertadores. Nuevamente se abrió en esta oportunidad la posibilidad de conquistar el magno torneo sudamericano y una vez logrado ese anhelo, el presidente dio su acostumbrada vuelta olímpica alrededor de la cancha como los jugadores. Indudablemente Armando tenía un sentimiento profundo por Boca Juniors como hoy en día no se lo nota en nuestros dirigentes, mucho menos en nuestros presidentes. Armando fue especial y conjuntamente con Juan Carlos Lorenzo, le dieron un giro verdaderamente importante a la historia del Club Atlético Boca Juniors. Fue entonces cuando su palabra tomó un valor inusitado y por la extensión de tiempo con que habló, explayándose en todos los argumentos que tejió: "Espero que la gente, el hincha de Boca, valore en el futuro todo el gran esfuerzo que hicimos nosotros para llevar a Boca hasta ser el mejor del mundo y no nos detendremos porque esto que logramos aquí deberá continuar porque Boca debe ser una institución modelo en el mundo. Yo creo que en estos momentos estamos en condiciones de lograrlo con el apoyo de todos los boquenses del alma". Sabias palabras las de Armando.

**********

Nunca más oportuna y trascendental pudo ser la entrada de Daniel Severiano Pavón ante Libertad de Paraguay en las postrimerías de un encuentro que se presentó harto comprometido para el conjunto de la ribera ante el aguerrido equipo guaraní, que luchó a destajo y sin retacear armas para contrarrestar la superioridad auriazul. Cuando la igualdad era prácticamente un resultado inevitable, el cabezazo del goleador puso en ganancia al equipo que mejores atributos había mostrado y que por si fuera poco, mostró ambición durante el encuentro. El delantero que mostró oportunismo en esta ocasión, en pocas veces volvió a repetirlo, ya que se caracterizó como un hombre potente, pero escasamente difícil para el manejo del balón. Fue una noche afortunada que la reiteró en Cali, pero no demostró grandes condiciones para adueñarse de la casaca número nueve.


METROPOLITANO 1977

Con una sola meta para esta temporada, comenzaron los xeneizes su marcha en el campeonato Metropolitano, aunque el propósito más importante estaba en la copa Libertadores. Las arcas boquenses comenzaban a sufrir los embates de una aguda crisis que fue sumiendo al fútbol argentino en graves problemas económicos, lo que hizo de impedimento para que el club de la rivera realizara grandes contrataciones, manteniendo la base del plantel anterior, lo que por cierto no representaba desventaja alguna, ya que el mismo demostró tener mayores bondades que defectos, formando un equipo bien ensamblado en todas sus líneas y con la experiencia suficiente como para afrontar un largo torneo como el Metropolitano. Los valores que ingresaron al equipo fueron Carlos Ortiz, delantero que militaba en la Liga de Neuquén; Roberto Mario Carballo, volante que se destacó en Atlanta; Carlos Silguero defensor que había sido dejado en libertad por Unión de Santa Fe; Cibeyra, puntero derecho de larga trayectoria en el fútbol argentino, y Daniel Severiano Pavón, centrodelantero de Platense.


(Foto) Esta foto corresponde a la primera fecha del Metropolitano de 1977 donde Boca Juniors y Vélez Sarsfield
empataron en dos tantos en el estadio de Ferro Carril Oeste.

ELLOS TAMBIÉN VISTIERON LA AZUL Y ORO


Héctor Eduardo Pistone

Mario Roberto Carballo

Héctor Humberto Kees

COMIENZO ALENTADOR

En la primera fecha, Boca Juniors enfrentó a Vélez Sarsfield en cancha de Ferro Carril Oeste, que hacía las veces de local en el estadio de Caballito debido a estar refaccionando el suyo con vistas al Mundial a jugarse el año siguiente. El encuentro se debió jugar en dos días ya que la lluvia obligó a la suspensión del match cuando estaba en ventaja el cuadro de Liniers por dos a uno, siendo Roberto Mouzo el autor del tanto xeneize de tiro penal. Cuando se cumplimentó el encuentro, Pavón convirtió su primer gol en el cuadro de la ribera sellando el marcador que pudo variar en favor a los auriazules de no haber sido por la meritoria actuación de Julio César Falcioni, arquero velezano. En la segunda jornada, presentó una formación de emergencia debido a que jugaba su primer partido por la Copa Libertadores de América ante River Plate. El rival, Banfield, cae en un discreto encuentro por 2 a 1, siendo los tantos boquenses conquistados por Oviedo y Roig en contra. En este encuentro debutó con la casaca boquense Heraldo Bezerra, brasileño que vino a jugar luego de su paso por el fútbol español. En la siguiente jornada pierde con Estudiantes de La Plata por 2 a 0, cumpliendo el conjunto de la ribera una nefasta actuación, que no le dio excusa alguna por la derrota. Vence a Lanús por 2 a 0 con goles de Felman, que esa tarde jugó como volante siendo la figura de la cancha, y Pavón, con un impecable cabezazo. En la fecha siguiente pierde con Atlanta por la mínima diferencia, derrota en la que se acusó a Pistone como responsable debido a que el gol provino de una grave  falencia del arquero. En la fecha siguiente se recupera y derrota a Independiente por 3 a 2 con goles de Mastrángelo, Pavón y Felman. En Rosario es derrotado por Central por la mínima diferencia. En encuentro adelantado para la televisión derrota a All Boys por 5 a 1 con goles de Mouzo, Veglio, Mastrángelo, Lacava Shell y Sánchez en contra. Como visitante iguala con Colón de Santa Fe en un tanto siendo Oviedo el goleador del equipo. A esta altura el conjunto titular estaba de lleno en la disputa de la Copa Libertadores de América. En el día de su debut, Carlos Ortiz consigue el tanto del empate ante Huracán, en un encuentro que comprometió seriamente las ansias de triunfos del cuadro de Lorenzo. Como visitante pierde ante Ferro Carril Oeste por 1 a 0.

Cono local derrota a Temperley por 3 a 1 con goles de Felman, nuevamente la gran figura de la cancha, en dos oportunidades y Cictovick en contra, que en su intento de cortar un avance del delantero goleador xeneize "Bordolino", venció su propia valla. En la que sin dudas fue su mejor actuación desde que se inició el certamen derrotó a Gimnasia y Esgrima La Plata por 4 a 1, con dos goles de Mastrángelo, Ribolzi y Zanabria. Por el mismo score vence a Quilmes siendo los goleadores Pavón, Zanabria, Ribolzi y Jorge Benítez. Siguiendo con la buena racha y jugando con un equipo de emergencia, derrota a Platense por 2 a 1, con goles de Cibeyra y Ortiz, que ya se había convertido en carta de triunfo. Vence a Chacarita Juniors por 3 a 1 con goles de Ortiz en dos oportunidades y el uruguayo Hugo Nelson Lacava Shell. Como visitante derrota ampliamente a Racing Club por 3 a 0 con dos goles de Felman y otro de Veglio sobre la expiración del match. En la Bombonera iguala sin tantos con Newell's Old Boys. En cancha de Huracán derrota a Argentinos Juniors por 1 a 0 con gol de Ernesto Enrique Mastrángelo. Con este triunfo quedó ubicado a dos puntos de los punteros, River Plate y Vélez Sarsfield. Con gol de Daniel Severiano Pavón derrota a Unión de Santa Fe por 1 a 0.

En cancha de Huracán, en pobre partido, empata con River Plate en un gol por bando, siendo el tanto auriazul conseguido por el "Toti" Veglio. Como local en la última jornada es derrotado por San Lorenzo de Almagro por 2 a 1, siendo Abel Aníbal Alves el autor del tanto xeneize.

En la primera fecha de las revanchas derrota a Vélez Sarsfield por 2 a 1, con goles de Mouzo y Pavón en lo que la prensa especializada señaló como uno de los mejores encuentros que se jugaron en el torneo. Como visitante derrota a Banfield por 1 a 0, tanto conseguido por Ortiz sobre el final del partido. En ese encuentro Carlos Rodríguez contuvo un penal ejecutado por Sacconi. En accidentado partido vence a Estudiantes de La Plata por 1 a 0 con gol de Pernía, tanto que fue conseguido cuando se continuó que partido que habían suspendido por graves incidentes. esto le ocasionó a boca Juniors la suspensión de su estadio. Con un conjunto de emergencia fue derrotado por Lanús por 2 a 0. Por el mismo marcador es vencido por Rosario Central en el encuentro que sirvió como presentación luego de lograr la Copa Libertadores de América. En cancha de Racing Club es vencido por All Boys por 1 a 0. Haciendo las veces de local en cancha de San Lorenzo de Almagro derrotó a Colón de Santa Fe por 2 a 0 con goles de Mastrángelo y Pavón.

Como visitante empata con Huracán en dos tantos por bando, siendo los goles xeneizes conseguidos en la primera parte del encuentro por medio de Cibeyra y Pavón y dos graves errores defensivos permitieron la igualdad del conjunto de Parque Patricios. Con tres goles de Mastrángelo derrota a Ferro Carril Oeste por 3 a 1 colocándose en situación inmejorable para luchar hasta las últimas fecha por el título, ya que los punteros declinaban fecha tras fecha, lo que hacía pensar de si Boca Juniors superaba el desgaste físico que le había exigido la Copa Libertadores de América, seguramente llegaría con muchas posibilidades para pelear por el campeonato. Pero en la jornada siguiente defeccionó ante Temperley, cuadro que estaba seriamente comprometido con el descenso. Hugo Osmar Perotti es el autor del tanto boquense. Como local derrota a Gimnasia y Esgrima La Plata por 2 a 0, siendo los autores de las conquistas Carlos Veglio y Roberto Mouzo. Nuevamente pierde ante Quilmes por 1 a 0. Como local derrota a Platense por 2 a 1, con goles de Mastrángelo y Lacava Shell y por el mismo marcador vence como visitante a Chacarita Juniors con goles de "Ever" Mastrángelo en dos oportunidades.

Otra vez el mismo resultado cierra un triunfo xeneize y es nuevamente Mastrángelo el goleador absoluto del conjunto de la ribera. Cuando sus esperanza permanecían intactas, pierde en Rosario ante Newell's por 2 a 1, siendo Carlos Ortiz el autor de la conquista, resignando toda chance. Como local pierde ante Argentinos Juniors por 2 a 1 con gol de Perotti. Iguala con Unión de Santa Fe en un tanto, gol conseguido por Armando Mario Husillos. En la anteúltima fecha vuelve a perder, esta vez con River Plate, con gol de Vicente Alberto Pernía, tanto logrado a poco de comenzar el encuentro. Se despide del torneo derrotando a San Lorenzo de Almagro por 2 a 0 con goles de Ortiz y Lacava Shell

UNA CUESTIÓN A TENER EN CUENTA

Si a priori era Boca uno de los firmes candidatos para ganar el Metropolitano, tal impresión se confirmó con el desarrollo del campeonato donde el conjunto de la ribera se convirtió no sólo en duro escollo a pesar de jugar durante varias fechas con la formación amateur, sino que se encumbró hasta los primeros puestos, siendo una constante amenaza para los punteros, ya que en ningún momento lució líder del torneo. La principal causa de ello debe buscarse en la compenetración que tuvo Boca para con la Copa Libertadores de América y hacia donde entregó sus mayores esfuerzos. ese sacrificio intencionado de las posibilidades en el campeonato dejó como saldo un sabor amargo ya que se perdieron muchos puntos valiosísimos con equipos de emergencia, que por lo menos hubiera peleado de mejor forma el conjunto titular. boca fue campeón de América y renegó del triunfo en el certamen local. Sin dudas de haber estado formado por los titulares hubiera luchado más bravamente por el título. Claro que se pensaba en otra cosa.


"COMO SE FORMÓ EL EQUIPO DE LORENZO" (Cuarta parte)

Retomando el relato anterior, habíamos arrancado bien en la Copa, y seguimos igual. Clasificamos antes de jugar la revancha con River, que ya hacía de local en Huracán, porque entre todos los argentinos le estábamos reformando su Estadio con vistas al evento mundialista. A ellos no les quedó otra que dedicarse al torneo doméstico, y nosotros íbamos por la conquista de América, algo similar a lo ocurrido en épocas de Bianchi. En la segunda ronda, ganamos los 2 partidos con Libertad de Paraguay y empatamos los dos con el Deportivo Cali de Bilardo y entonces sí, en la final nos esperaba el poderoso Cruzeiro. Fue 0 a 0 en el tercer partido luego de 120 minutos en Montevideo, definición desde el punto del penal y "Libertadores nuestra". El campeonato local estaba terminando, lo disputaban Independiente y River, que finalmente lo gana. Nosotros perdemos con ellos en La Boca 2 a 1, con un penal inventado por una supuesta infracción a Luque, y con un gol de contragolpe sobre el final. Casi dan la vuelta, pero como siempre digo: "casi, es lo mismo que nada". En la segunda parte del año, la proximidad del Mundial hace que la selección nacional sea máxima prioridad. Todos tenían obligación de apoyar. Nadie podía criticar el trabajo del cuerpo técnico, diametralmente opuesto al de Lorenzo. Los periodistas que así lo hicieron, recibieron sugerencias en contrario por parte del gobierno. Esto fue confirmado muchos años después por Marcelo Araujo, en una entrevista televisiva que le realizó Jorge Guinszburg. Rápidamente llega 1978 y el "mundial del proceso" comienza a vivirse a pleno. Era el único tema en las calles, oficinas, bares y todo lugar de reunión. Los militares se encargaban de meter en la cabeza de todos, que ganar el Mundial era tan o más importante que la Declaración de la Independencia. Mientras tanto, muchos hinchas de todos los clubes desaparecían de un día para otro. Y poco importaba. El técnico Menotti, dispuso que el plantel seleccionado, se concentrara varios meses antes del inicio del torneo. Mucho se comentó de algunos sucesos que ocurrieron durante la concentración, siendo el más relevante, el que se dio entre 2 jugadores muy famosos, uno delantero y el otro mediocampista pero que no vale la pena comentar. Lo que sí llamó la atención de muchos, fue que luego de permanecer durante largo tiempo concentrado, a poco del inicio del torneo, Jorge Carrascosa, lateral izquierdo de Huracán, excelente futbolista, titular y capitán indiscutido, renunció a la selección aduciendo motivos personales, y poco después se retiró de la actividad, dedicándose aparentemente a su profesión de abogado. Nadie entendía nada. El jugador nunca habló del tema. Corrió todo tipo de versiones, y muchos años más tarde, él mismo comentó que tomó esa difícil decisión porque "por jugar el mundial no voy a cambiar mi filosofía de vida". Y quedo ahí.
Pero mientras tanto, nosotros teníamos que defender la Copa Libertadores luego del gran evento y ¿qué hacíamos al respecto?...
Este relato continuará...


Juan Carlos Archiprete
Socio vitalicio N°: 9648

puchezno@yahoo.com.ar
puchezno@ubbi.com



(Foto) Carlos Álvarez llega a Boca Juniors para jugar el Nacional de 1977 proveniente de Argentinos Juniors donde fue goleador.

NACIONAL 1977

Superada la actuación de la Copa Libertadores de América y con la muy buena impresión que dejó en el campeonato Metropolitano, rápidamente se erigió en candidato para ganar su zona en el torneo Nacional. Dos elementos ingresaron al cuadro de la ribera y que tendrían actuación polémica. Carlos Álvarez, centrodelantero que fue goleador en Argentinos Juniors del certamen anterior, y Carlos Salguero, delantero mendocino que según los comentarios que lo precedían era tan bueno como Darío Luis Felman. Lo que buscaba Lorenzo en estos hombres era solucionar el grave problema que tenía con la plaza de centrodelantero y la única variante para llegar al gol era Mastrángelo

Poco auspicioso fue el debut del conjunto xeneize en este torneo, ya que pierde ante Estudiantes de La Plata por 3 a 1 siendo la figura de la cancha un ex boquense, Alfredo Raúl Letanú, autor de dos tantos. Carlos Salguero, que esa tarde debutó en primera división, fue el autor de la conquista boquense. En la segunda presentación iguala con Quilmes en el estadio sureño en un tanto, siendo el autor de la conquista auriazul Roberto Mouzo con un violento tiro desde larga distancia. En la tercera fecha derrota a Rosario Central por 1 a 0 con gol de Carlos Álvarez, quien de esta manera conquistó su primer tanto con la camiseta azul y oro. En la cuarta jornada derrota a Chacarita Juniors por 1 a 0, siendo Carlos Ortiz el autor del tanto. Con suma comodidad derrota a Cipolletti de Río Negro por 4 a 2, con goles de Zanabria, Mouzo, Ortiz y Pernía. Haciendo las veces de local iguala con Los Andes de San Juan por 2 a 2, siendo Carlos Álvarez el autor de los dos goles xeneizes. Como visitante derrota a Central Norte de Salta por 2 a 1, con goles de Mastrángelo y Jorge Salas.

En el comienzo de la segunda rueda vence a Estudiantes de La Plata por 1 a 0 con gol de Salas. En su estadio empata con Quilmes sin que el marcador sea abierto, perdiendo de esta manera el primer puesto, que había alcanzado el domingo anterior. Pierde en Rosario ante central por la mínima diferencia, siendo a causa de un dudoso penal que fue duramente protestado por los jugadores boquenses.

Como local, en partido adelantado, derrota a Chacarita Juniors por 3 a 0 con goles de Mastrángelo, Álvarez y Jorge López, quien debutó en ese encuentro. Pierde prácticamente toda su chance de clasificarse cuando es derrotado por Cipolletti de Río Negro por 4 a 2, siendo Abel Alves y Zanabria los autores de las conquistas. En San Juan vuelve a perder ante Los Andes de esa ciudad por 3 a 1, con goles de Abel Alves para el conjunto de la ribera. En la última fecha se despide venciendo a Central Norte de Salta por 2 a 0 con goles de Alonso y Alves. Se cerró así una pobre campaña que estuvo lejos de estar de acuerdo con los pergaminos que Boca había obtenido en esta temporada.

(Foto) Carlos Ortiz y Jorge Salas, dos delanteros que cumplieron opaco paso por Boca Juniors.


COSAS DE LA VIDA DE XENEIZE

Ernesto Enrique Mastrángelo fue el goleador del conjunto xeneize a lo largo de toda la temporada, quedando cerca de la posibilidad de quebrar el record que él había igualado a Mario Boyé, como los punteros que más goles habían conquistado en un campeonato. Pero uno de los hombres que fue goleador consuetudinario en es temporada fue Carlos Ortiz, delantero que legó a Boca Juniors proveniente del fútbol neuquino. No defraudó el hombre, y por el contrario se asentó como un jugador de olfato para llegar a la red rival, mostrando oportunismo y contundencia en el momento de la definición. Rudimentario técnicamente, suplía esa carencia con velocidad y potencia para llegar hasta la meta rival. Lorenzo lo tuvo en cuenta para los encuentros importantes y lo designó reemplazante de Mastrángelo. Cuando todo hacía presumir que sería reemplazado en forma definitiva, su tasación fue considerada elevada por los directivos xeneizes, quienes desistieron de realizar la transferencia a pesar del pedido por Lorenzo por mantenerlo en las filas del equipo.

**********

Jorge López tuvo igual suerte en su breve paso por la entidad de la ribera, a pesar de haber mostrado condiciones como para quedarse en el equipo. Considerado uno de los mejores punteros del interior del país, cuando llegó a Boca cumplió con las expectativas creadas a su alrededor. También el alto importe pedido por su club de origen fue el impedimento para que ingresara en forma definitiva al cuadro boquense.

**********

Carlos Álvarez llegó a Boca Juniors de un inmejorable currículum. Había sido el goleador del Metropolitano y el cuadro xeneize, necesitado de un hombre gol que acompañara los piques de Mastrángelo, requirió sus servicios De entrada mostró condiciones como para adueñarse de la casaca de centrodelantero y la hinchada se sintió reconfortada con la presencia de un hombre que poseía características que desde hacía tiempo no tenía en esa plaza el conjunto de la ribera. Parecía que no sería menester esperar mucho tiempo para que el atacante se convirtiera en la plaza fundamental del conjunto, pero con el correr de los partidos se comprobó que esa fortuna no estaría de su parte, ya que en la temporada siguiente tendría poco contacto con la primera división y perdería la chance de adueñarse de la titularidad. Un jugador que, sin fracasar, no dejó un buen recuerdo en su paso por la primera boquense, aunque habrá que convertir que no tuvo las oportunidades como para demostrar sus cualidades.

**********

Daniel Severino Pavón fue sumamente elogiado en sus primeras actuaciones en el cuadro xeneize, hasta llegó a mencionárselo como el hombre gol que Boca estaba esperando. Tosco, hacía de su fortaleza física una de las armas principales de un ataque que no se caracterizó por contar con muchas variantes para llegar al gol. Cumpliendo actuaciones de diverso calibre, finalmente fue descartado de la titularidad al no mostrar regularidad en sus rendimientos.

**********

Muestra de lo que significó para el plantel de Boca Juniors la entrega total hacia la Copa Libertadores de América, se comprobaba en las palabras de los jugadores, quienes convirtieron en su totalidad que el físico no daba más a esta altura del año y que para ellos seguir jugando significaba un sacrificio interminable. Allí ratificó una de las causas del fracaso en el torneo Nacional y que sirvió como ejemplo a tomar para las siguientes temporadas en las que Boca lucharía con todo su potencial para mantener el trofeo continental.


(Foto)  Hugo Osmar Perotti supera la marca del defensor de Rosario Central, con su característica fuerza y habilidad.
Esta foto pertenece al encuentro que los xeneizes recibieron en la Bombonera a los "canallas" el 27 de noviembre de 1977 por el torneo Nacional y cuyo resultado final fue 1 a 0 para los boquenses con gol de Álvarez a los 25 minutos de la primera etapa.

COPA LIBERTADORES 1978
(La segunda de la era Lorenzo)

La meta de Boca Juniors para el año 1978 tenía como propósito primordial la mantención de la Copa Libertadores de América, pero además un complejo calendario de enfrentamientos internacionales que implicaban la disputa de la Copa Intercontinental y la Copa Interamericana, además de compromisos internacionales que tenían como fin dinero para solventar el gran presupuesto que significaba embarcarse en tan ardua aventura. La mantención de un plantel de primera línea que había fortalecido sus aspiraciones económicas con las conquistas logradas en la temporada anterior generaban la necesidad de un fuerte desembolso por parte de la institución en momentos en los que comenzaba a sufrir los golpes de una crisis económica que se agudizaría en el transcurso de los años.

En el torneo deportivo la incógnita más importante sentaba en la forma que Boca Juniors alternaría la disputa del torneo Metropolitano y la Copa Libertadores de América, para que no sucediera la circunstancia del año anterior, que por entregarse de lleno a la disputa de uno, perdiera chance en el otro. Así lo expresaban las palabras de los jugadores, cuerpo técnico y dirigentes, que entendían que formando un conjunto de hombres donde no hubiera grandes diferencias de jerarquía, se podría mantener chances en ambos certámenes y cristalizar el anhelo que hasta ese momento ningún cuadro argentino había logrado: la conquista del torneo subcontinental y a la vez el campeonato argentino. Tan preciado sueño exigía un tremendo esfuerzo que se consideraba posible de realizar y que habría una gran expectativa respecto de la campaña que podía cumplir el conjunto dirigido por Juan Carlos Lorenzo.

Un arquero fue uno de los hombres que pidió el "Toto" para completar la base del plantel. ese hombre llegó de España, proveniente del Barcelona de ese país. Osvaldo Santos, arquero que se inició en Huracán de Bahía Blanca, pasó por Lanús y fue tentado para militar en el fútbol europeo, fue el tercer hombre que estaba para cubrir la valla. Para cubrir la plaza vacía que había dejado Alberto César Tarantini, Boca contrató a préstamo los servicios de Miguel Ángel Bordón de Chacarita Juniors. Con él, del mismo club, se agregaron el tucumano Carlos Horacio Salinas en carácter definitivo y Carlos Rodríguez, delantero que prometía bastante, a préstamo con opción. Completó la lista de jugadores incorporados José Luis Saldaño, centrodelantero que había aparecido en Instituto de Córdoba junto con Mario Kempes, Osvaldo Ardiles, Beltrán y Ceballos, y tuvo su cuarto de hora en Colón de Santa Fe y cumplió un discreto paso por Huracán, club del que provenía antes de ingresar a Boca.

(Foto) Una de las formaciones de emergencia que presentó Boca Juniors para poder competir en la Copa de 1978.
Arriba: Sánchez Sotelo, Alonso, Rodríguez, Márquez, Hugo Alves y Bernabitti.
Abajo: García, Favret, Carballo, Abel Alves y Ortíz.

LOS RIVALES DE LA COPA

Cómo el último campeón, Boca no debió disputar la primera ronda del torneo, ingresando recién en la rueda semifinal. En el grupo que le tocó en suerte participar debió enfrentar a River Plate, que había sido ganador de su grupo enfrentando a Independiente y los conjuntos ecuatorianos. El equipo millonario debió exigirse para superar el primer obstáculo, ante Independiente, ya que la precariedad futbolística de los ecuatorianos fue rápidamente superada. El segundo rival sería Atlético Mineiro de Belho Horizonte, que había eliminado a Palmeiras y los equipos bolivianos, siendo catalogado como uno de los conjuntos de mayores posibilidades para adjudicarse el certamen. En otras palabras, uno de los más serios rivales que debía enfrentar el conjunto de la ribera en esta edición. Sin dudas era ésta la zona más fuerte, ya que el Deportivo Cali era amplio favorito a adjudicarse el otro grupo ante el Palestino de Chile y Libertad de Paraguay.

Teniendo en cuenta el desenvolvimiento que había tenido el conjunto en el torneo Metropolitano hasta entonces se podría decir que la posibilidad que le asistía a Boca estaba nuevamente sostenida por su sólida composición colectiva, aunque seguía adoleciendo de graves problemas para llegar al gol, afección que arrastraba desde los primeros momentos en que Lorenzo se hizo cargo del plantel aunque se aseguraba que ese déficit sería solventado con la incorporación de un hombre de las características de Carlos Salinas, o con dos hombres con cualidades para ocupar esa plaza que eran Carlos Álvarez, que no había desentonado hasta entonces, pero tampoco había conformado al cuerpo técnico; José Luis Saldaño, rudimentario delantero que ponía sin embargo su cuota de  espectacularidad con su velocidad y potencia, o en última circunstancia la posibilidad de Armando Mario Husillos, delantero hecho de las divisiones menores; buen cabeceador, aunque con dificultades técnicas para desenvolverse en los espacios reducidos. No eran muchas las variantes, pero los hombres que estaban en condiciones de cubrir ese puesto eran dignos de confianza.


Continúa

 

Volver a la portada

 


Desde el 15 de noviembre de 2000