LA NOCHE QUE EL "PATO" EVITÓ UNA CATÁSTROFE

No cabe otra definición del primer encuentro que jugó Boca en esta edición de la Copa. Pocas son las ocasiones en las que se presenta un partido donde la clara superioridad de un equipo no se cristalizaban la red por una espectacular actuación de un arquero, que lució como en la plenitud de sus mejores momentos. Sólo la gran performance que cumplió Ubaldo Matildo Fillol es el argumento único que justifica que River Plate se llevara de la Bombonera el punto que vino a buscar desde el primer minuto del encuentro. Por el contrario Boca, asistido por su condición de local, la presión de su público y un mejor funcionamiento colectivo, buscó en todo momento de hacerse de la victoria, por la que hizo los suficientes méritos como para acreditársela. Pero fue todo inútil. Esa noche Fillol tornó a la impotencia la apetencia ofensiva que había mostrado Boca.

Todos los cambios posibles fueron surcados por la ofensiva boquense. Invariablemente se encontró con Fillol inspirado. Ya en la segunda parte, cuando Boca jugaba todo su potencial en busca de los dos puntos, se produjeron dos hechos que perjudicaron  notoriamente el accionar de Boca y calmaron notablemente su fervor ofensivo. Primero Roberto Perfumo golpeó en forma artera a Mario Zanabria lesionándolo. En segundo lugar, el "Chino" Benítez fue expulsado por cometer una violenta infracción en contra de Daniel Passarella. Con la salida de estos dos hombres, Boca perdió sus principales generadores de fútbol y cayó en la intrascendencia, dejándose llevar por su fervor y temperamento, antes que avanzando con claridad y coherencia como lo había hecho en la primera parte del match.

LOS TIROS LIBRES DE MIGUEL ÁNGEL BORDÓN Y LA MADUREZ
DEL EQUIPO DE LORENZO

En el negociado de puntos que propone la Copa, perder un punto como local es resignar parte de la chance que podía tener el equipo para llegar a las finales del torneo. Eso fue lo que pasó con Boca en el primer partido de esta serie, donde a pesar de ser claramente superior a su rival, quedó con un punto nada más, lo que significaba haber perdido terreno en una dure zona como la que le había tocado participar. Ante esta circunstancia era lógico pensar que el cuadro de la ribera partiría hacia Brasil donde debía medirse con el Atlético Mineiro, con el propósito de retornar con los dos puntos, sin demasiadas alternativas para optar. Claro que, teniendo en cuenta el estilo boquense, justificadamente llamado ideal para la Copa, hacía que el libreto que asumía como visitante era de corte defensivo, lo que en cierta medida le hacía perder profundidad en ofensiva. Ante ese panorama, con la imposibilidad de contar con Benítez, Lorenzo planteó en campo ajeno un esquema que no se lo emparentaba en su línea de juego. Un abierto 4-3-3. Y dio frutos, porque si bien Boca llegó al triunfo merced a la concreción estupenda de dos tiros libres magníficamente ejecutados por Miguel Ángel Bordón, quien jugó uno de sus mejores encuentros que había disputado en los últimos tiempos, teniendo varia oportunidades de ampliar el score, las que se perdieron por poco.

Superado por el funcionamiento colectivo boquense, el Mineiro apeló a un juego brusco tratando de equiparar la mejor disposición del equipo argentino que luego de ponerse en ventaja por 2 a 1, marcador final, se plantó en su zona media para explorar la velocidad de sus delanteros. Con esta victoria la chance boquense permanecía intacta, ya que había recuperado el punto perdido como local, ganando en cancha ajena. Pero por sobre todas las cosas, mostrando una concentración impecable en su estilo de juego, lo que lo convertía en un equipo que ya no sólo conocía al máximo sus virtudes y defectos, sino que los manejaba de acuerdo a las circunstancias. Eso fue reconocido por todos como madurez.

(Foto) Miguel Ángel Bordón, un verdadero exquisito en la ejecución de los tiros libres, hizo muchos goles de esa manera y algunos trascendentales. Se ganó rápidamente la titularidad. Excelente persona. Boca se olvidó de él. Falleció en 2003 muy humilde.

ES IMPOSIBLE CONTRA LA TÁCTICA DE LORENZO Y LA HABILIDAD DE ZANABRIA

Continuando con la disputa de la serie, River Plate derrotó en pálida actuación al Atlético Mineiro en el primer encuentro que el cuadro brasileño jugó en suelo argentino, comprobándose que ninguno de estos equipos tenía por el momento el nivel que había logrado Boca Juniors. Esa compenetración en el estilo de juego fue la que le sirvió a Boca, superar sin algunos contratiempos el encuentro revancha ante el Mineiro. En ventaja desde los primeros minutos gracias a una clásica maniobra de pizarrón que practicaba el cuadro boquense, retrasó sus líneas en busca de explotar el contragolpe. Contrariamente a lo que había sucedido hasta entonces no mostró coherencia en sus movimientos, lo que permitió el acercamiento de los brasileños hasta la meta de Gatti, creando muchas situaciones de gol que pusieron a tiro de empate a los visitantes, lo que finalmente logró en el cierre del primer tiempo, luego de una falla del "Loco" que intentó hacer una de sus clásicas maniobras insólitas. Disconforme con el rendimiento que hasta entonces había tenido el conjunto, Juan Carlos Lorenzo dispuso un cambio táctico, haciendo pasar a Mario Zanabria de punta de lanza, convirtiéndolo en actor principal de la levantada de Boca Juniors. Primero Mastrángelo, tras impecable pase del habilidoso Zanabria y precisa definición y más tarde Carlos Horacio Salinas, con un remate combado desde un ángulo cerrado al primer palo del arquero, sellaron un triunfo que lo colocaba en inmejorable posición para lograr el pase a las finales.

RIVER A LOS CACHETAZOS Y BOCA A LA FINAL

Imprevista fue la victoria conseguida por el Atlético Mineiro a manos de River Plate, que en los papeles era favorito para alzarse con el triunfo o cuando menos llevarse un punto de las tierras cariocas. Pero buscando revancha ante su propio público que los había visto perder de mala forma ante Boca Juniors, lograron un triunfo que colocó a los xeneizes a un paso de las finales. El encuentro final se llevó a cabo en el estadio "Monumental" y allí Boca ratificó la superioridad sobre su eterno rival en los enfrentamientos de Copa, derrotándolo claramente por 2 a 0. Fortalecido por la ventaja que en puntos tenía sobre su rival, Boca planteó un esquema defensivo, esperando al rival y buscando aprovechar el contragolpe. Sin demasiadas ocasiones para concretar en la primera parte, en la segunda le impuso al desarrollo del encuentro el ritmo que le convenía y definió el match a su favor. Mastrángelo, luego de una lucida maniobra de jorge Benítez y Carlos Salinas, definiendo sobre la misma presencia de Fillol. Fue justicia, ya que a lo largo de esta serie había sido sin dudas el mejor de los participantes, superándolos con claridad. En el encuentro final superó al equipo que era considerado el principal enemigo, haciendo prevalecer su sólida estructura y mejor funcionamiento, ante un equipo que sintió el peso anímico que significó llegar a esta instancia con remotas chances.

OTRA VEZ BILARDO EN EL CAMINO DE BOCA

El segundo finalista fue el Deportivo Cali de Colombia, que ganó con cierta comodidad su grupo, aún por mayor diferencia a la que había logrado Boca en su zona. con este enfrentamiento se daba la posibilidad de dirimir la paridad que había tenido el choque en los dos partidos anteriores que jugaron en la edición anterior y que finalizaron con el marcador igualado. No se temía futbolísticamente al Cali, porque se había superado a equipos que poseían mayor enjundia técnica. Quizá el principal enemigo estuviera en el banco de suplentes. Su nombre, Carlos Salvador Bilardo. En los partidos anteriores Bilardo había predispuesto a la gente colombiana a la hostilidad hacia los jugadores xeneizes, no sólo dentro sino también fuera de la cancha. Si bien se confiaba en la forma en que responderían los jugadores, cargados de partidos en la Copa, todos se preguntaban si el DT argentino que dirigía a los colombianos, no apelaría a sus tan mentadas artimañas extrafutbolísticas.

La primera final jugada en Cali, Colombia, tuvo un desarrollo normal y todas las especulaciones que se crearon alrededor de las artimañas quedaron ridículas a inútiles pensamientos. Boca dominó el partido esperando en las cercanías de su área, desarrollando un juego de contención que anuló todos los intentos del cuadro caleño, llevándose un empate que lo favorecía notoriamente ya que la revancha, es obvio, se jugaría en el estadio de Boca, lo que significaba una gran posibilidad a su favor.

UN GRAN CAMPEÓN EN UNA NOCHE INOLVIDABLE

El partido decisivo fue un monótono dominio del cuadro ribereño que lentamente se fue plasmando en la red del impotente Zape, quien debió soportar a lo largo de todo el encuentro una intensa presión, la que no pudo resistir. Boca, embarcado en una tenaz y persistente ofensiva, alcanzó un 4 a 0 terminante, en una Bombonera absolutamente repleta por donde se la quiera ver, que reflejó la neta superioridad que ejerció sobre su rival, y marcando la diferencia que había entre uno y otro equipo. Hugo Osmar Perotti, una de las grandes figuras de esa noche en dos oportunidades; Mastrángelo con una impecable maniobra en el momento de la definición, y Carlos Horacio Salinas en una guapeada sellaron el marcador que pudo tranquilamente ser superior. El equipo rindió en la manera acostumbrada y cumplió aquí su mejor performance. La Bombonera vivió su gran fiesta, quizá la más importante que hubiera vivido en todos los tiempos. Boca repetía el título que había conquistado al año anterior. Boca era el mejor de América, era bicampeón continental y Lorenzo lograba más pergaminos a su gloriosa etapa como entrenador xeneize.

COPA INTERCONTINENTAL 1978

Luego de haber conquistado todos los certámenes y copas que disputó le resta a Boca Juniors agregar a sus vitrinas la Copa Intercontinental que la juegan los campeones de Libertadores y Europa. A lo largo de la historia en varias ocasiones se frustró la posibilidad de que ambos campeones se enfrentan, generalmente por inconvenientes presentados por los equipos del viejo continente. En muchos casos se reemplazó al soberano europeo por el subcampeón y en otras las disputa del trofeo se suspendió. los dirigentes de Boca Juniors, afirmados en su política de darle gran importancia a los enfrentamientos internacionales, hicieron todas las gestiones para medirse con Liverpool, de Inglaterra, ganador de la última edición de la Copa de Europa, pero sus pares británicos no accedieron por problemas de calendario, ya que la fecha que ofrecía boca se superponía con la disputa del campeonato inglés, al que los equipos ingleses le deben fidelidad casi eterna. Al fracasar las gestiones, las negociaciones se encaminaron hacia Alemania para conseguir la presentación del Borussia Moenchengladbach, el otro conjunto que había disputado la final del torneo europeo.

Se convino la fecha y todos los accesorios y de esta forma quedaba abierta la posibilidad para Boca de  convertirse en campeón del mundo, acepción que se le da a esta Copa desde hace mucho tiempo, ya que se miden por ella equipos sudamericanos y europeos, considerados con justicia los proveedores del mejor fútbol mundial.


(Foto) El "Toto"  Lorenzo y Armando. Con ellos, un antes y un después en la historia de Boca Juniors.

EL ENCUENTRO DE IDA
FUE ALGO ANGUSTIOSO

El fútbol cambió notablemente a través de los tiempos. La evolución que sufrió el balompié nuestro afrontaría este año 1978 un examen más que difícil, ya que no sólo organizaba un certamen mundial sino que también se veía en la necesidad de mostrar las bondades de su fútbol, que fundamentadas en el pensamiento de César Luis Menotti crearon un clima ganador entre el público que meses previos al torneo creía casi ciegamente en las posibilidades de ese seleccionado, que entre otras características llamativas, no contaba con ningún jugador de Boca. Por segunda vez sucedía algo así con un combinado. Pero a donde queremos llegar es a otro punto. A pesar de que la competencia internacional gozó de la frecuencia necesaria como para considerarla constante, quedó siempre guardado en el sentir del hincha, que los europeos, cuna desde donde llegó el fútbol, poseían superioridad obre los equipos argentinos. Tanto se habló de la mejor predisposición al trabajo, que eso parecía una ventaja insuperable por los conjuntos criollos. Las características esenciales entre ambos equipos estaban sujetas a los estilos tradicionales que caracterizaban a ambos polos futbolísticos. Aunque Boca se emparentaba en algunos aspectos al sistema europeo de marca y juego colectivo. De todas formas la fama que precedía al Borussia pesaba en las expectativas previas.

Y en cierta medida se cumplieron en el encuentro. Boca Juniors no fue menos que el cuadro alemán. Pero tampoco fue más, e incluso quedó cierto margen a favor de los visitantes que durante largos pasajes del encuentro dominaron el accionar boquense merced a la mecánica que le impuso a su juego, anulando las vías boquenses para llegar a la valla teutona. Sin embargo, la mecánica boquense rindió frutos a poco de iniciado el encuentro. El pelotazo de Zanabria, la diagonal de Mastrángelo, hicieron alarde de perfección y el delantero quedó mano a mano con el golero, lo eludió y con toque corto definió de manera impecable. Luego el trabajo en los entrenamientos de los alemanes rindió frutos en dos jugadas en las

cuales la defensa de Boca perdió las marcas y Santos, que esa noche tuvo una prueba de fuego, se equivocó. en ventaja los alemanes, retrasaron sus líneas tratando de explotar el contragolpe, obligando a Boca a jugar en forma incómoda a lo que estaba acostumbrados en ataque.

En la segunda parte, Lorenzo dispone del ingreso de Jorge Daniel Ribolzi y le encomienda convertirse en el eje ofensivo del equipo. Y esta variante rinde pronto frutos. La dinámica que le da el volante le brinda una clara superación en los primeros minutos del segundo tiempo. Así llega el empate. Pared entre Ribolzi y Pavón, llegada del "Ruso" e impecable definición ante el arquero que es sorprendido por la maniobra. Boca empata el partido, pero no genera más oportunidades para adueñarse de la victoria. Tampoco la crea Borussia y la primera final concluye con puesta entre ambos equipos. Quedó la sensación que los alemanes fueron más. Pero fue una impresión visual más que concreta. Ahora había que esperar la revancha.

UNA PATRIADA DIFÍCIL

La segunda final se fijó para el 1 de agosto a jugarse en Karlshure. Hacia allí fue Boca, con pocas esperanzas, menos para Lorenzo, aunque quien a pesar de la expectativas negativas podía quitarle confianza a este Boca del "Toto" que tantos triunfos había logrado. Pero había algunas contras que pesaban y que no se podían disimular. Lesionados Mouzo, Sa y Benítez, no podrían ser de la partida. El hecho de jugar como visitante influía en ese pensamiento, teniendo como referencia la actuación que les cupo a los teutones en la Bombonera. Quedan a favor la presencia de Darío Luis Felman que había vuelto de España por problemas con la gente de Valencia, club en el que jugó la temporada anterior. Y el aporte de Felman era por demás valioso teniendo en cuenta que Perotti no podía ser de la partida. También que los alemanes entraban en una etapa de preparación para el campeonato de ese año. Era una patriada difícil.


(Foto) Ernesto Mastrángelo convierte el segundo gol a Borussia en Alemania

UN VERDADERO CAMPEÓN DEL MUNDO

Cuando en los momentos previos al match, Juan Carlos Lorenzo dijo: "Boca va a jugar al ataque", un tramando signo de desconfianza se cernió sobre sus palabras. Era casi común que Lorenzo justificara la actuación de su equipo de esta manera, pero que a nadie le quepa dudas que esta vez no mintió. El 4-3-3 que planteó en ese partido no sólo se debió a una necesidad ante lo diezmado que tenía su plantel, sino también a un sentimiento que tuvieron los jugadores que a toda costa querían ganar. Boca fue a ganar y ganó. Sin deslumbrar, es cierto, pero jugando con la suficiente ambición como para dominar claramente a los alemanes que lucharon por todos los medios para quebrar el ensamble que mostró Boca en este partido. con movimientos tácticos casi perfectos anuló la mecánica. Primero Felman en gran maniobra personal. Después Mastrángelo mostrando su capacidad para definir y oportunismo y más tarde Salinas en gran maniobra, eludiendo a tres adversarios en carrera y descolocando al arquero con exquisito toque, sellaron un 3 a 0 que sobre el final de la primera etapa, era lapidario. Soportando los embates impotentes del Borussia que no quebró en ningún momento la defensa que le opuso. En las contadas veces que sorprendió superando la ley del offside, Gatti hizo de las suyas alejando todo el peligro. Boca se convirtió entonces en soberano del fútbol de Sudamérica y Europa. El rey de Copas. Con todos los elementos necesarios para conquistar el triunfo y llegar a semejante conquista. La época de oro en Boca, por lo menos en triunfos sin dudas.


(Foto) Alberto J. Armando y Rubén José Suñé le muestran a la prensa la primera Copa Intercontinental.

ELLOS CONTARON SUS GOLES

De esta forma narraron los autores de los goles que le dieron la Copa Intercontinental.
     "Fue una magnífica cortada de Marito Zanabria. Eludí al arquero porque me atoró bien. Pero tenía tiempo". (Ernesto Enrique Mastrángelo)
     "El desborde de Pavón y la pelota me quedó justa. Le di fuerte de derecha buscando el otro lado. El arquero se quedó parado". (Jorge Daniel Ribolzi)
     "¡Que pelota me puso Zanabria!, me dejó solo y me fui y cuando salió le pegué fuerte por arriba. Con este gol nos tranquilizamos". (Darío Luis Felman)
     "La jugada la hizo Felman. Cuando mandó el centro  la paré y esperé que el arquero se moviera. Después fue fácil, toqué y listo". (Ernesto Enrique Mastrángelo)
     "No me paraba nadie. Gambeteé a dos y cuando me salía el arquero le di con todo. Creo que fue lindo gol". (Carlos Horacio Salinas)

¿PORQUÉ SE PERDIÓ LA COPA INTERAMERICANA?

Insistimos en la política que los dirigentes xeneizes tenían hacia la disputa de copas internacionales, para exponer el prestigio ganado en cuanto lugar fuera posible. Así se concretó la disputa de la Copa Interamericana con América de México, que era el campeón centroaméricano. No vamos a extendernos en el campeonato de los enfrentamientos, porque la superioridad demostrada por los boquenses no dejó mucho para el análisis. De todas maneras la Copa quedó en manos de los mexicanos. En el primer encuentro Boca se alzó con la victoria cómodamente por 3 a 0. La revancha quedó en manos del América por 1 a 0, tanto logrado sobre el final del encuentro mediante un tiro libre. Aquí comenzaron las desavenencias. Boca Juniors por diferencia de goles era el ganador de la Copa, porque según la reglamentación de la Confederación Sudamericana de Fútbol en este tipo de enfrentamientos se hace necesario un tercer encuentro a menos que no haya una igualdad total. Pero había un contrato entre los dirigentes de ambas instituciones por el que se debía jugar un tercer partido para dirimir quién era el triunfador. En esa disputa Boca Juniors perdió la Copa luego de caer por 2 a 1 en tiempo suplementario. La confusión no llegó a llevar la sangre al río, pero aquí se perdió un trofeo que si bien no tenía tanta trascendencia no debió arriesgarse de la manera que se arriesgó. Pero las cosas se hicieron así y cuando todo estaba para un nuevo triunfo todo quedó en la nada y lo más insólito de todo es que el tercer encuentro se hizo también en el estadio Azteca y con el mismo árbitro. Con un marco de frustración aunque no fuera trascendental, pero hubiera sumado una estrella más internacional a las tantas que tiene nuestra institución.


COSAS DE LA VIDA DE XENEIZE

La situación de Osvaldo Santos la noche que Boca Juniors jugó la final con el Borussia realmente no fue afortunada. Era su debut en partidos importantes, y hasta entonces en los encuentros que había jugado demostró condiciones de atajador nato. Pero esa noche no las tuvo todas consigo y en un par de equivocaciones todo terminó en la red. Generalmente pasa cuando un arquero se equivoca. Levingston, ex arquero chileno que presenció el encuentro como comentarista, dijo de él: "Santos es un buen arquero, pero sin dudas le falta experiencia para este tipo de partidos. Esa fue la principal causa de sus errores. Lo perjudicaron los nervios". Así lo vio Juan Carlos Lorenzo: "Es un buen chico, con muchas condiciones. Le falta experiencia, nada más, pero con él Boca tiene el puesto cubierto. Esa fue una mala noche, nada más". La opinión del golero fue ésta: "No tengo excusas. Me equivoqué y me comí dos goles. Estaba nervioso y no podía controlarme. Pero no hay excusas. No se ganó por  culpa mía".

**********

Verborrágico como siempre, Juan Carlos Lorenzo dijo después de los partidos que jugaron con Borussia. En el primero esto fue lo que dijo: "Boca no ganó hoy por mala suerte ante un equipo que tiene un funcionamiento muy bueno y buenos elementos, con gran experiencia internacional. Sin embargo no fueron más que nosotros y si nos detenemos en las oportunidades de cada uno creo que Boca fue más. Pero eso ahora no vale. En estos momentos todo parece perdido. Pero no es así. Boca está para grandes empresas y ya veremos cómo nos jugamos en Alemania".
Estas fueron sus palabras después del encuentro de Karishure: "¿Vieron que no les mentí. Dije que íbamos a atacar y así lo hicimos. Ustedes tienen que creer en lo que yo les digo. Boca tiene muchas variantes y hay que aprovecharlas. Esto demuestra también que somos ofensivos y no defensivos como muchos dicen. Creo que no quedan dudas de que somos los mejores".

**********

"Para mí volver a vestir la casaca de Boca es una satisfacción inolvidable. No podré borrarme nunca este recuerdo Por la hinchada y por todo lo que este club me brindó. Si no vuelvo a España seguiré en Boca, aunque económicamente no sea lo mismo. Pero esa hinchada no tiene comparación en ninguna parte del mundo". Esto dijo Darío Luis Felman momentos después del encuentro en Alemania.

**********

En la final de la Copa Libertadores de América, Boca jugó el mejor partido que haya cumplido en esta edición. Cali en ningún momento pudo comprometerlo. De tal manera que Carlos Salvador Bilardo dijo una vez finalizado el encuentro: "Hoy aquí no ganaba nadie. Por la presión que había en las tribunas mis jugadores estaban tan nerviosos que no querían salir a jugar el segundo tiempo. Dentro de la cancha era imposible estar. Por eso repito. hoy a Boca no le ganaba nadie. Por eso esta derrota duele, pero era imposible conquistar la Copa aquí". La "12" también jugó la Copa.

**********

Jorge José Benítez no estaba en condiciones para jugar la final Intercontinental, pero de todas maneras estuvo presente en Karishure. "no podía faltar. Me moría de ganas de jugar, pero no podía, así que vine a apoyar a los muchachos. Salimos campeones, qué más podía pedir".


METROPOLITANO 1978

De acuerdo con las palabras dichas por los directivos de Boca, el plantel tenía dos metas impostergables para esta temporada, que eran la mantención de la Copa Libertadores de América, lo que finalmente se logró y la conquista del torneo Metropolitano. Esto significaba que la empresa encarada no tenía antecedente alguno ya que generalmente los equipos triunfadores en la Copa Libertadores registraban su chance en el torneo local tal como sucedió con el cuadro xeneize en 1977, cuando entregó sus mejores jugadores para el logro internacional despreciando el torneo local. Pero teniendo en cuenta la campaña que realizó el equipo en ese año, no era difícil confiar en que obtendría buenos dividendos si se reforzaba pensando en que la formación del conjunto de emergencia estuviera integrado por juveniles de primer nivel y con la experiencia suficiente como para afrontar los duros encuentros que esperaba. Mantener la base de los años anteriores no significaba para Boca Juniors una desventaja, ya que con ello seguía poseyendo la solidez que lo encubrió entre los equipos más recordados en todos los tiempos. Lo que enfrentaba Boca era un gran desafío. Quería volver a la conquista de los torneos locales.

UN COMIENZO NO MUY BUENO

La primera jornada no dejó un saldo positivo para el conjunto de la ribera. Boca no pudo superar el vallado defensivo que le tendió Vélez Sarsfield, urgido por el técnico Carlos Cavagnaro, debiendo resignar un punto en su propio estadio. Pero más allá del resultado, mostró un alarmante déficit en el aspecto defensivo, que acentuó notablemente la presencia del goleador Ernesto Mastrángelo, reemplazado por el tucumano Carlos Horacio Salinas, quien esa tarde hizo su debut oficial. Aún menos gratificante fue la segunda presentación ya que fue derrotado 1 a 0 por Argentinos Juniors, quien sacó temprana ventaja y esperó en las cercanías de su área el fervor boquense tratando de llegar a la victoria.

Así como fue notorio el déficit ofensivo en el primer partido, dicha circunstancia se repitió ante el conjunto de La Paternal. Más auspiciado fue el tercer encuentro que jugó Boca por el Metropolitano, ya que en su estadio derrotó por la mínima diferencia a Colón de Santa Fe, en buen partido, y demostrando una clara superación en ataque, lo que al fin le valió la primera victoria del certamen. El tanto fue conseguido por Carlos Horacio Salinas. Como visitante derrota a Estudiantes por 1 a 0 con gol de Armando Mario Husillos, mediante un perfecto golpe de cabeza. En este encuentro Boca se presentó por primera vez en el torneo con su equipo titular. Nuevamente con una formación donde los titulares estuvieron ausentes, pierde ampliamente ante Banfield por 3 a 0, en una actuación que dejó mucho que desear y que generó una gran duda sobre el valor de este conjunto y sus reales posibilidades en un campeonato tan largo y exigente. Como visitante empata con San Lorenzo de Almagro en tres tantos por equipo, con goles de Saldaño, Benítez y Miguel Ángel Bordón, como siempre de tiro libre, un gran especialista en la materia, "le pegaba como los Dioses". Como local empata con Independiente en un tanto, gol conseguido por Husillos, centrodelantero que poseía mucha facilidad para el juego aéreo. Como local derrota a Quilmes por 2 a 1 con goles de Mastrángelo que era por cierto una de las variantes ofensivas, quizá la única, de garantida efectividad.. Con Huracán pierde 3 a 1, siendo su goleador Abel Aníbal Alves. Derrota a Rosario central por 2 a 1 con goles de Carlos Álvarez, centrodelantero de buen juego y certero en la definición, y el muy habilidoso Mario Nicasio Zanabria. Esta vez como local derrota a All Boys por 3 a 0 con goles de Saldaño, Bordón y Mastrángelo. Como visitante derrota a Platense en partido adelantado por 3 a 2 con tantos logrados por Mastrángelo, Zanabria y Benítez. En duro partido venció a Gimnasia y Esgrima La Plata por 2 a 1 con goles obtenidos por Bordón de tiro penal y Mastrángelo, gol éste que fue largamente  discutido por los jugadores platenses, cuadro al que se le expulsaron tres hombres cuando ya el encuentro estaba definido.

El obligado receso que impuso la disputa del Campeonato Mundial en nuestro país fue aprovechado por el plantel boquense para realizar una especia de pretemporada en las sierras, para no perder el ritmo que había tenido hasta entonces y que lo ubicaba como uno de los punteros del torneo, posición que, sin embargo, no era para confiar arduamente en el futuro, ya que el plantel tendría que jugar la Copa y eso hacía presumir una disminución en su poderío. Reanuda la marcha en el campeonato derrotando como visitante a Racing Club por 2 a 1 con goles de Mastrángelo y Husillos, debiendo soportar la ausencia de un hombre durante gran parte del match, ya que Miguel Ángel Bordón fue expulsado en la primera etapa. En su estadio derrota a River Plate por 1 a 0 con gol logrado por Husilllos, que ratificando sus dotes de cabeceador, logró el tanto con un impecable frentazo. en Santa Fe derrota a Unión por 1 a 0, gol logrado por Carlos Squeo. En cancha de Atlanta iguala con el cuadro bohemio en un tanto por bando, siendo el gol boquense logrado por Salinas. En la Bombonera derrota a Estudiantes de Buenos Aires por 4 a 0 con goles de Victorio Nicolás Cocco en dos oportunidades, José Luis Saldaño y March en contra. En la última jornada de la primera rueda empata con Newell's Old Boys de Rosario en un tanto que es conseguido por Salguero.


Continúa

 

Volver a la portada

 


Desde el 15 de noviembre de 2000