LA BOMBONERA

Fueron dos largos años los que penó Boca Juniors en cancha de Ferro Carril Oeste, añorando su propio estadio. Aquel viejo field de madera que fue levantado a todo pulmón a comienzos de los años '20 y fue inaugurado en el '25, con una victoria sobre Nacional de Montevideo con la presencia del presidente de la nación. Esos tablones que fueron fieles testigos de los cimientos que construyeron una institución poderosa y popular, se abrían paso en el paso para dejar su lugar a los bloques de cimientos que edificarían el gran estadio Boca Juniors.

Cuando ya fue tomando forma se ganó el apodo de "La Bombonera". Para otros fue el "Coliseo de la Boca" o "El Coloso de Cemento". Fueron muchos los sacrificios que quedaron reunidos en ese "gigante". El 25 de mayo de 1940, fue inaugurado el estadio de Boca Juniors. El último que poseería en su historia. El rival fue San Lorenzo de Almagro y la victoria correspondió a los xeneizes por 2 a 0. A poco de superarse la barrera de los '20, Ricardo Alarcón con tiro esquinado convirtió el primer tanto en el estadio. Otro más conquistó para cerrar la cuenta. Pocos días más tarde otra vez Alarcón era el encargado de abrir el marcador, esta vez ante Newell's Old Boys de Rosario, por el campeonato oficial, siendo éste el partido que por primera vez se pugnó por los dos puntos.

Como justificando aquello que sin field no se podía cumplir una gran campaña, el primer equipo, en una actuación impecable, se llevó el título de campeón con mucha comodidad. Pocos saben en la actualidad, porqué éste sigue siendo el estadio de Boca Juniors, luego de la tentativa de levantar un gigante en el predio ganado al río. "La Bombonera" es símbolo del pasado y el presente azul y oro. El impulsor de esta obra fue el Sr. CAMILO CICHERO, presidente de BOCA entre los años 1937 y 1938. Más información y muchas fotos>>

(Foto) Vista de los viejos palcos
de La Bombonera, allá por 1940

(Foto) La Bombonera en plena construcción, allá por 1939. Cuando se inauguró, el equipo se fortificó anímicamente, la
mantuvo invicta durante un año y consiguió el gran campeonato de 1940. Esta es la construcción de
"El Templo del Fútbol Mundial"

BOMBONERA CON NOMBRE NUEVO

El 27 de diciembre de 2000, en una ceremonia realizada en la Bombonera, se cambió el nombre del estadio Camilo Cichero por el de Alberto J. Armando, el presidente de BOCA JUNIORS más triunfador y con más años al cargo del club de toda la historia. Entre otras personalidades se encontraba la viuda del ex presidente (ver foto).

        


COSAS DE LA VIDA DE XENEIZE

En el '41 se decidió realizar un trueque con Atlanta de arqueros que pasarían de una institución a otra en calidad de préstamo. El golero bohemio era Bresoli, un rosarino de buenas condiciones, atajador bajo los tres palos y bastante prolijo en la salida. Había sido la revelación del año en dos temporadas antes. El golero xeneize que pasaba a la entidad de Villa Crespo, era Claudio Vacca, todavía joven aunque con mucha calidad y jerarquía para el puesto, pero debía tener paciencia ya que como titular estaba Juan Estrada, quien lo venía postergando desde Huracán. El rosarino cuando debió actuar cumplió buenos desempeños y una buena impresión. Vacca, en Atlanta, cumplió excelentes partidos que le valieron para ser nombrado como uno de los mejores arqueros de la temporada. Al fin de la misma los dirigentes de Atlanta trataron de formalizar el trueque en forma definitiva, lo que pareció viable en un primer momento. Pero finalmente los dirigentes boquenses se opusieron a toda negociación. Cada uno volvió a su institución.

**********

Ya Domingo Tarascone era un recuerdo en el hincha boquense. Benítez Cáceres despuntaba sus destellos goleadores por ferro Carril Oeste y Francisco Varallo se había alejado tempranamente de los campos de juego. Todos extrañaban la presencia del cañonero, del hombre que electrizara con sus impactos a la multitud. Jaime Sarlanga era un delantero hábil, inteligente y metedor, pero no tenía el sello que tuvieron aquellos goleadores. La gran mayoría lo veía un insider. En el '42 se contrata a Laferrara, que en el año anterior conquistó quince goles en Estudiantes de La Plata. Junto con Barrios fueron las adquisiciones más importantes del año. Pero el centrodelantero, a pesar de su corpulencia y su juego poco ortodoxo, no alcanzó un rendimiento como para nombrarlo goleador y mucho menos "cañonero".

**********

Marcial Barrios era un puntero habilidoso y rápido, decidido y que no le temía a la pierna fuerte. Fue el titular casi obligado en la punta derecha postergando a otro joven ya había mostrado condiciones para adueñarse del puesto, , pero que se había enfrentado en un primer momento con la negativa de la número doce. Era Mario Emilio Heriberto Boyé, que debió peregrinar por el centro del ataque y la punta derecha en la división reserva, siendo el goleador del equipo. Pero su poca habilidad lo recluyó ante la mayor preponderancia técnica del paraguayo. Con el tiempo la cuestión se invirtió y Boca volvió a tener su "cañonero".

**********

Eran éstos, tiempos en que los jugadores vascos estaban de moda. Es que el conjunto de aquella provincia española que habían venido años atrás, dejó tan buena impresión, que varios de sus integrantes fueron llamados para formar parte de equipos argentinos, aunque con el disgusto de los dirigentes locales. Y Boca Juniors tuvo su "vasco", aunque no de nacimiento. Zárraga, un half que había ganado renombre con la camiseta de Platense, fue comprado a los "calamares" a principios del '42. Su rendimiento estuvo lejos de conformar y pasó casi inadvertido por las filas auriazules.


NACIÓ LA BOMBONERA, MURIÓ BRICHETTO

El destino es ingrato y no corresponde muchas veces en la misma forma en que muchos hombres se brindaron en la vida. Juan Rafael Brichetto fue uno de los más grandes pioneros de Boca Juniors en las primeras difíciles horas de su vida. Y la mayor parte de su existencia permaneció ligado a los colores azul y oro que él mismo eligió como enseña para el equipo de la ribera. Sus consejos templaron los ánimos sin medida de los jóvenes que querían hacer a toda costa y sin reparos, "grande" al club que habían fundado. Fue la figura rectora durante mucho tiempo y su tarea fue reconocida por todos los boquenses.

Se fue para siempre el 25 de mayo de 1940, justamente el día que se inauguró la Bombonera, máximo logro de la institución. No pudo ver el fruto de su obra, con la de otros humildes hombres de boca Juniors realizaron para su crecimiento.

GRANDES GOLEADAS XENEIZES

Durante este período Boca Juniors logró resultados abultados sobre equipos importantes. En el cuarenta venció a Gimnasia y Esgrima La Plata por 8 a 2 luego de haber sido derrotado por Independiente por 7 a 1, la fecha anterior. En la segunda fecha de la ronda final del torneo de 1942, derrotó en su estadio a Racing Club por 6 a 0, siendo ésta la segunda en magnitud que obtuvo sobre un cuadro de los denominados "grandes", ya que la más holgada la logró ante el mismo rival por 7 a 1. En 1942 derrotó a Tigre por 11 a 1, siendo este marcador una cifra record que se mantuvo en ese lugar por mucho tiempo.


COSAS DE LA VIDA DE XENEIZE

Se jugaba la cuarta fecha del campeonato de 1943 y Boca hasta ese momento había cumplido un buen desempeño con un mejor rendimiento. Sobre 6 puntos jugados había conquistado 5. El rival era San Lorenzo de Almagro, que era, la sombra negra del conjunto de la ribera. El choque prometía y los boquenses querían vengarse de la derrota que le infligieron los "Santos" el año anterior en la Bombonera. Empieza el partido y el dominio pertenece a los xeneizes. Un contraataque y San Lorenzo pasa a ganar por 1 a 0. Gandulla empata. Otro contragolpe y 2 a 1 para los visitantes. Otro más, y 3 a 1. Boca se va arriba con todo. Pasa el primer tiempo y en el segundo, los contragolpes azulgranas son mortíferos: se ponen 5 a 1 y sobre el final Bernardo Gandulla descuenta. Final 5 a 2. La gran bronca en la hinchada va dirigida hacia Juan Estrada, que esa tarde jugó su último partido defendiendo el marco boquense. El golero, para su pesar, anduvo bastante mal y se "comió" unos tres goles de "arriba".

**********

Pero no fue el único que entró en la mala esa tarde. Laidlaw era un zaguero con recursos y bastante seguro. desde la primera fecha entró de titular y, a esta altura, era su posibilidad para ganar la titularidad que todavía muchos no confiaban en entregársela a "Perico" Marante. Para Laidlaw esa tarde también fue definitiva. Anduvo bastante mal y lo que parecía iba a ser su "temporada" terminó mucho antes de lo previsto. En la fecha siguiente entró Marante y "El Ruso" jugó algunos partidos más, pero ya como suplente. Otro que andaría mal después de ese partido sería el paraguayo Barrios, hábil y encarador. Hasta ese momento le había discutido el puesto de wing derecho a Mario Boyé y tenía leve ventaja. No acertó una esa tarde negra y fue su fin en la ribera.

**********

Corre la mitad de la primera rueda del torneo del '44 y boca debe recurrir a varios jugadores de la reserva para cubrir la plaza de sus delanteros que en forma sucesiva fueron sufriendo una serie de lesiones. Aparece en primera un muchacho de apellido Varela, de nombre Carlos Alberto. Su puesto era centrodelantero y en la intermedia la "metía" bastante tupido. No era demasiado hábil, pero sí, fuerte y decidido. debut en primera y el muchacho no convierte ningún gol y está lejos de conformar a la número doce. Otra prueba y nueva decepción. En el comentario del encuentro, un crítico decía: "Este Varela, de Severino sólo tiene el apellido". Sucede que apenas comenzó a sonar su nombre para formar el primer equipo muchos comenzaron a trazar paralelos con la "Boina Fantasma".

**********

Otro novel jugador se hizo presente en esa temporada en el primer equipo y para su suerte tuvo mejor fortuna. Ricardo Rodríguez, pintó para muchos desde su presentación. Hábil, metedor y sobre todo goleador. En reserva, con Carlos Varela, se cansaron de hacer goles y el día de su debut se anotó tres veces en el marcador. volvió a jugar en primera y la siguió metiendo. Pero no ganó la titularidad. Su gran obstáculo era que ocupaba el puesto de insider y en el primer equipo Corcuera y Severino eran cartas imborrables de triunfos.

**********

Lijé fue otro centrodelantero de Ferro que pasó a vestir la casaca azul y oro. Habilidísimo y pícaro dentro del área, cuando se juntó con Sarlanga crearon grandes maniobras  para el deleite de la tribuna. Claro que su paso por Boca fue sólo discreto y al fin de la temporada fue transferido. A la 12 no le gustaba mucho su condición de habilidoso. Parecía "tierno" y muchos dijeron que le pesaba la camiseta. A pesar de figurar gran parte del torneo como titular, prefiriéndose su venta a continuar manteniéndolo en el plantel.

**********

Mario Sánchez, un buen puntero izquierdo, que vino desde rosario para ocupar la plaza de Emeal, tuvo buenos desempeños y en la última temporada fue titular indiscutido, teniendo como suplentes a Castro y Rosell. A fines de 1945 su estado empeoró con una grave enfermedad que lo llevaría a la muerte en forma imprevista, cuando aún era joven. Todos sintieron la ida del delantero, no sólo por su juego, sino también por la excelente persona que era fuera del campo de juego.


BOCA VA A ROSARIO Y JUEGA UN PARTIDO MEMORABLE

Boca Juniors viaja a Rosario para medirse con Newell's Old Boys. Está jugando gran parte de sus pretensiones de campeón en este viaje. Los rojinegros le han hecho guerra a todos los que pisaron su estadio. Y fueron contados los que salieron airosos. Es la decimoséptima fecha y Boca se ha consolidado como puntero del campeonato y dos puntos lo catapultan definitivamente. De entrada, Sobrero, zaguero de Newell's, bate su propia valla. Sarlanga aumenta. Boca gana 2 a 0 con comodidad. Los locales se lanzan al ataque. Empatan. Pasan a ganar 3 a 2. Cuatro a dos. Mitad del segundo tiempo. El partido parece terminado a pesar de que aflora la garra boquense y lo mete a Newell's contra su marco. Corcuera emboca el tercero con un cabezazo. No hay respiros. Boyé toma el balón sobre el centro del ataque y saca un cañonazo. Cuatro a cuatro. Faltan pocos minutos. Pase en profundidad para el "Atómico". Gana en velocidad. Sale el arquero. Es la victoria para los xeneizes... Sigue Boyé, saca el derechazo cruzado. Es gol... Pero no. La pelota roza el palo y se va incontenible afuera del terreno. Boyé se agarra la cabeza. Termina el partido. Boyé no lo puede creer. Al fin de cuentas, se perdió un punto.

ELLOS TAMBIÉN VISTIERON LA AZUL Y ORO

(Foto) De izquierda a derecha:
José "Perico" Marante, Claudio Vacca y Rodolfo Justo De Zorzi

 

Conozca todo de ellos en nuestra sección de Biografías >>ENTRAR<<


COSAS DE LA VIDA DE XENEIZE

A principios de 1945 Boca Juniors compra a Chacarita Juniors un insider que había conseguido destacarse en la entidad tricolor. Juan Carlos "Toto" Lorenzo no era técnicamente un gran dotado, pero sí un hombre capaz de una entrega total durante el encuentro. cuando se unió al plantel, alternó primero con Severino Varela y Pío Corcuera, para después jugar en todos los puestos de ataque. En el '46 alternó con el uruguayo Vázquez, para afirmarse en la titularidad en las últimas fechas. En la misma condición continuó en las temporadas siguientes, aunque sin alcanzar a destacarse mayormente. Partió hacia tierras europeas. Como jugador apenas cumplió un ciclo discreto en el conjunto auriazul. treinta años más tarde formaría parte de otro importante período en la vida xeneize. Esta vez como DT, logrando un prestigio inmenso producto de sus impresionantes logros que logró dar vuelta a la historia de Boca Juniors. Sin dudas, a partir de esa época, hubo un antes y un después en la historia de Boca Juniors.

**********

Ernesto Lazzatti fue dejado en libertad a fines de año y varias fueron las instituciones que trataron de asegurarse sus servicios. Aunque veterano, pocos pueden dudar que "El Pibe de Oro" estaba en condiciones de jugar en cualquier equipo y brindarse con su calidad incuestionable. Pero a pesar de que las ofertas eran buenas económicamente, Lazzatti las desechó. "No jugaré contra Boca, el club que me dio todo lo que soy". Partió hacia Uruguay donde su amigo Severino Varela lo llevó para jugar en Danubio.

**********

José Vázquez había sido uno de los jugadores que mejores antecedentes había acumulado en los últimos años en el fútbol uruguayo. Militaba en un equipo de los denominados chicos, Central Montevideo, y era figura más sobresaliente. cuando se fue Severino Varela, los dirigentes se abocaron a la búsqueda de un insider que lo reemplazara con eficacia. Cuando se puso sobre la mesa el nombre de Vázquez, quizá influidos por el brillo que había obtenido su antecesor y compatriota, nadie opuso reparos en su contratación. Vino a la ribera y fue titular desde el primer partido. Pero para la poca fortuna de los directivos, el uruguayo no cumplió un desempeño acorde a los pergaminos que lo precedían.

**********

En el año 1946 los cañonazos de Mario Boyé alcanzaron una dimensión inusitada. Cierto es que fue la carta de gol exclusiva de un equipo que había perdido a su otro gran goleador que era Severino Varela. "El Atómico" fue con 24 goles, además del scorer azul y oro, también del campeonato, sitial que compartió con Cerviño, wing derecho de Independiente. Sarlanga, ante la ida del uruguayo, también modificó en cierto modo su juego, ya que la  variante ofensiva más importante se ubicaba en el sector derecho de su ataque.

**********

Tremendo eran los momentos previos al encuentro donde se enfrentarían la gran delantera riverplatense con la garra boquense. José Marante era el principal protagonista del equipo azul y oro en todos los bodegones y lugares de reunión. Todos reconocían en la calidad de "Perico" un obstáculo difícil de salvar para los ágiles contrarios. Y en la cancha estas expectativas se concretaban. En el reparto de marcas, generalmente le tocaba tener a su cuidado a Pedernera, y cuando éste se iba, se encargaba de Angel Labruna. No escatimaba fuerza en cada jugada y no había compasión por parte de los dos. El partido lo jugaban hablando, con cargadas e insultos. Pero más allá de estas circunstancias propias de cualquier partido de fútbol, este duelo era sin dudas el choque de dos grandes jugadores. Tal como se los recuerda.

**********

De Zorzi, su compañero de zaga, era un rosarino que tampoco tenía piedad a la hora que los papeles quemaban. Alguna vez comentó que su manera de juego era "el hombre o la pelota, los dos juntos no". Seguro en el anticipo, cuando lo madrugaban iba inmediatamente en busca de la revancha. Claro, en más de una oportunidad se ganó una estruendosa silbatina por su juego fuerte. "Siempre fui de frente". Y por ello fue respetado por los simpatizantes boquenses y los ajenos también.

**********

Perroncino era un elemento muy promisorio que había cumplido en las divisiones inferiores y para los observadores estaba llamado a se el sucesor de Marante. Era hábil y decidido, inteligente y veloz. Era sin dudas el hombre más destacado de la segunda división donde militaban los cracks que en el futuro vestirían la casaca xeneize. En esos años llegó al primer equipo y cumplió algunos buenos desempeños, aunque no llegó a afirmarse en la titularidad.

**********

"Yiyo" Carniglia se había destacado por su juego simple y lúcido en la primera boquense. Fue el "compadre" de Boyé en las divisiones inferiores y ya en el primer equipo continuaron con esa sociedad, compartida con Jaime Sarlanga. En 1942 sufrió una grave lesión, fractura de una de sus piernas, quedando marginado de los torneos del '43 y '44. Cuando retornó a la actividad, Boca lo transfirió a Chacarita Juniors ya que no tenía cabida en la plantilla titular.


DE MEMORIA

 

(Foto) De izquierda a derecha: Carlos Sosa,
Ernesto Lazzatti y Natalio Pescia.
Pescia y Lazzatti jugaron 14 años con
la casaca xeneize, la única que vistieron
en Argentina. En tanto Carlos Sosa
también jugó varios años en Boca
Juniors. Tres verdaderos fenómenos
en la historia boquense.

UN RIVER - BOCA
ALLÁ POR 1944

 

(Foto) Pedernera -izquierda- y Víctor Valussi
-derecha- se saludan antes del comienzo del superclásico que se jugó en el estadio de River Plate el 30 de agosto de 1944. Casais fue el árbitro del encuentro -foto- que finalizó 1 a 0 a favor de los xeneizes con gol del verdugo millonario, Severino Varela, a los 43 minutos de la primera etapa. Ese año Boca Juniors se consagró campeón.

SEVERINO VARELA DEJA BOCA EN 1945

Durante tres años Boca lo tuvo como uno de sus argumentos más importantes. Goleador e inteligente, fue importantísimo para el ataque xeneize. A comienzos de esta temporada Severino Varela partía hacia su patria dejando un vacío que obligaría la ardua tarea de los directivos para llevarlo. El primer hombre que vino para ocupar el puesto de entreala fue el uruguayo José Vázquez, que había ganado fama en Central Montevideano. Otro Insider que ingresó a la entidad de la ribera fue Martegani, proveniente de Chacarita Juniors. Pin, puntero que había tenido muy buenos desempeños, vino para reemplazar a Sánchez quien había fallecido.

EN 1946 SE PELEÓ HASTA EL FINAL

El torneo de 1946 comenzó el 21 de abril. Por tercera vez consecutiva en enfrentamientos entre ambos, Boca no pudo dar cuanta de Atlanta, dividiendo honores nuevamente. El marcador final fue 2 a 2, no plasmando la clara superioridad que había evidenciado el conjunto xeneize y premió de sobremanera al conjunto bohemio que supo explotar las pocas ventajas que brindó la zaga auriazul. Su alineación fue la siguiente: Vacca; Marante, De Zorzi; Sosa, Lazzatti y Pescia; Boyé, Corcuera, Sarlanga, Vázquez y Pin. Marante y Corcuera fueron los goleadores xeneizes. El pergaminense Rosell, que esa tarde debutó en las filas de Villa Crespo, fue una pesadilla para el conjunto boquense, donde hasta el año anterior se había alineado.

El domingo posterior y como visitante vence a Ferro Carril Oeste por 4  0 con goles de Sarlanga, el primero de Pin para el conjunto de la ribera y otro de Carlos Sosa. Con la presencia de Vilanoba en lugar de Lazzatti, goleó a Chacarita Juniors por 5 a 2, goles obtenidos por Boyé en dos oportunidades, Vilanoba, el uruguayo Vázquez y Pin. Como visitante derrota a Tigre por 3 a 0 con la vuelta de Ernesto Lazzatti al primer equipo y la salida de Vilanoba. Corcuera, Vázquez y Marante de penal fueron los goleadores. Nuevamente como local derrota ampliamente a Racing Club por 4 a 1, tantos obtenidos por Pin, Corcuera, Marante y Boyé.

El andar del conjunto xeneize había sido hasta aquí muy bueno y pocos eran los que dudaban que no sería uno de los animadores del torneo, a pesar de las bajas importantes que había en su línea de ataque. Con el debut de Biglieri en lugar de Vacca, cae como local ante Independiente por 1 a 0, perdiendo su condición de invicto en la fecha siguiente a Newell's Old Boys de Rosario por 2 a 1, con la presencia de Juan Carlos "Toto" Lorenzo en el ataque en lugar de Corcuera. Los tantos son obtenidos por Mario Boyé. En Rosario pierde ante el crédito local, Rosario Central por 3 a 0, cumpliendo una actuación demasiado floja. Vuelve Corcuera al primer equipo la tarde que vence a Platense por 1 a 0 con gol de Marante a poco de iniciado el segundo tiempo. Esta último debutó es tarde ocupando el centro del ataque en lugar de Sarlanga.

Vuelve "Piraña" la tarde que Boca visita en el Monumental y es derrotado por River Plate por 2 a 0. El desempeño del primer equipo dejó mucho que desear, ya que los millonarios impusieron clara superioridad a lo largo de todo el encuentro. Recibe a Estudiantes de La Plata en la décima fecha a quien vence por 3 a 0 con dos goles de Boyé y otro de Garcerón en contra. Inesperadamente es vencido por Lanús por 4 a 2 en un encuentro pródigo en emociones y que cobra gran nivel. Boyé convierte los dos goles boquenses. Tres son las modificaciones que realiza en el partido posterior, produciéndose el debut de los jóvenes valores provenientes de las divisiones inferiores. Smargiassi y Castellani reemplazan a Sosa y Lazzatti, junto a quienes ingresó Lorenzo suplantando a Sarlanga. El rival es San Lorenzo de Almagro y la derrota por 2 a 1 con goles de Boyé y Corcuera. La laboriosa victoria acercó a Boca que poseían por entonces uno de los mejores equipos del momento, destacándose en especial su terceto central del ataque, compuesto por Farro, Pontoni y Martino. Con la vuelta de Sosa, Lazzatti y Sarlanga, más el debut de Bendazzi en lugar de Pescia y la salida de Vázquez, ingresando en su lugar Ferrari, derrota a Huracán por 3 a 2. Marante abrió la cuenta que posteriormente completó Boyé con dos cañonazos. Para cerrar la actuación en la primera rueda, recibió en su estadio a Vélez Sarsfield a quien derrotó por 3 a 0, tantos obtenidos por Sarlanga, Ferrari y Boyé. Dos fueron las variantes que se introdujeron en el primer equipo: Vilanoba y Pescia por Lazzatti y Bendazzi. Con este triunfo logró en la primera rueda 10 victorias, un empate y 4 derrotas.

AL FINAL QUEDA EN EL SEGUNDO PUESTO:

Quedaba una oportunidad para retornar al primer puesto. Había que visitar a San Lorenzo de Almagro, que aventajaba por 2 puntos a los xeneizes. No había alternativa alguna: ganar o ganar. A los pocos minutos de iniciado el encuentro Pin sacó ventajas, pero rápidamente igualó Martino, quien en la segunda parte aumentó para los azulgranas. Boca se lanzó al ataque. Boyé pasó al centro del ataque. "El Atómico", entrando por el medio del área grande fusiló a Blazina, decretando la igualdad. Otra incursión del puntero sobre la finalización terminó con otro furibundo remate que esta vez pudo desviar el golero con la punta de los dedos. Luego finalizó el encuentro, con el 2 a 2 lapidario. Allí prácticamente las posibilidades de dar alcance al puntero quedaron truncas- En la anteúltima fecha derrotó a Huracán por 4 a 0 con dos goles de Corcuera, Boyé y Lorenzo. Perroncino reemplazó a Marante. En la última jornada, donde todavía quedaba una esperanza. Pío Sixto Corcuera la agrandó convirtiendo a poco de iniciado el encuentro contra Vélez Sarsfield en condición de visitante. Pero fue el único y los fortineros se quedaron con la victoria por 2 a 1, Se fue la última posibilidad.

MARIO BOYE FUE EL GOLEADOR XENEIZE:

Boca Juniors disputó en esta temporada 30 partidos de los cuales ganó 19, 13 de ellos como local, empató 4 y fue derrotado en 7 oportunidades. Cabe destacar que en esta oportunidad ningún equipo que visitó la Bombonera, pudo llevarse los puntos, siendo el único que se mantuvo invicto como local.  Convirtió 68 goles y le convirtieron 38. Mario Boyé fue goleador del equipo con 24 conquistas, compartiendo junto con Cervino el halago de ser el máximo scorer del torneo.

1947 Y UNA NUEVA ESPERANZA

Y en una nueva temporada los dirigentes boquenses continuaron con su política de no realizar un número elevado de contrataciones, ya que confiaban en que pronto varios de los jugadores que militaban en las divisiones inferiores pasarían a ser realidad dejando de ser promesas a concretar. De todas maneras tres fueron las adquisiciones realizadas en esta ocasión y se orientaban a fortalecer la línea de ataque. Geronis, delantero que ingresó a la tabla de goleadores al año anterior en segundo lugar, pasó a Boca, Ricagni, otro atacante que consiguió destacarse en Platense pasó a Boca. Y Espinosa, buen centrehalf que tuvo buenos desempeños en Atlanta, fue contratado a préstamo. Después se mantenía la misma base del año anterior. Pero Boca nuevamente logró un subcampeonato.

UNA BOMBONERA INVICTA:

"Hazte la fama y..." dice en refrán. La Bombonera tenía en estos tiempos fama de ser un escollo insuperable para los conjuntos que visitaban el coloso de la ribera y se preciaran de posibles ganadores de este field. No había caso. Sólo podían conformarse con un empate o una derrota que no fuera abismal. No había otro camino a esa cancha que se había erigido inexpugnable a las ansias de triunfo de los visitantes. Finalizado el torneo 1947, que igual que el anterior, terminó sin haber sido derrotado en su estadio, y que sumados a los partidos conquistados en el '45 totalizaron 37 encuentros sin derrotas, de los que logró 28 victorias y 9 empates.

EL FANTASMA DEL DESCENSO

Se inicia a partir de 1948 un período donde Boca Juniors viviría por primera vez en el profesionalismo las desventuras del descenso. Una discreta campaña cumple en 1948 y en el '49 lejos de satisfacer las aspiraciones de los boquenses, se libra del fantasma del descenso en la última fecha del campeonato. En 1950, retorna a los primeros puestos y accede al subcampeonato luego de vencer por gol a favor a Independiente. La importancia de la salida de Ernesto Lazzatti en ese desenlace. Recordemos como ídolos a Eliseo Mouriño, "El Caballero" y a Juan Carlos Colman, "El Comisario".

(Foto izquierda) Boyé, Negri, Heleno, Yesso y Pin, la delantera que presentó el conjunto xeneize en 1948 y dependió en forma constante de la potencia y efectividad de "El Atómico" -Mario Boyé- para desequilibrar. Era el comienzo de los tiempos más oscuros de su historia.

1949



(Foto) El fin de las angustian, a las desesperanzas que inundaron la Boca en el '49 cuando el fantasma del descenso se adueñó de los colores azul y oro. Joaquín Martínez abre el camino a la goleada con que el equipo xeneize mantuvo la categoría.

HELENO DA FLEITAS

(Foto) Se va a producir el primer gol que conquistó
Heleno Da Fleitas con la casaca xeneize. El arquero
de Banfield no puede evitar el remate.

BOCA INTENTA ELUDIR EL FANTASMA DEL DESCENSO

(Foto) Los centros fueron la vía
por donde Boca Juniors
podía escapar a la impotencia ofensiva.
Aquí el arquero de Lanús
intercepta uno ante la presencia
de Geronis.

(Foto) Boca Juniors - Racing Club en la Bombonera el 30 de octubre de 1949.
Esta vez, Boca cayó por 2 a 1. El encuentro fue suspendido por incidentes y continuó el 23 de noviembre.

(Foto) Boca y Racing en 1949. Esta foto tiene relación con la anterior. Aquí se ven los disturbios por un gol no cobrado por el árbitro.
Los xeneizes reclaman y el encuentro fue suspendido.

ELLOS TAMBIÉN VISTIERON LA AZUL Y ORO

FRANCISCO PERRONCINO

(Foto izquierda) Francisco
Perroncino fue un defensor
que militó por el año 1948,
jugando al lado de grandes
como Carlos Sosa, Natalio
Pescia entre otros.

JUAN MANUEL MORENO

(Foto derecha) Cuando tenía 18 años,
Boca no lo quiso y fue figura en River
pero volvió a los 33. Ya no era el mismo.

 

JUAN JOSÉ FERRARO


(Foto izquierda) Boca Juniors desembolsó
la suma de 500.000 pesos a
Vélez Sarsfield por el pase de
Ferraro, una suma que fue todo
un record en su época.

 

DELANTERA DE 1949


(Foto) De izquierda a derecha: Espinoza, Duilio Benítez, Ferraro, Campana y Busico.

 

COSAS DE LA VIDA DE XENEIZE

Pedro Dellacha fue un zaguero que tuvo un brillante carrera dentro del fútbol argentino, destacándose en su paso por Racing Club. Pocos saben que se inició en las inferiores de Boca Juniors y que escaló hasta la tercera división y llegó a alternar con la reserva. En tiempos en donde "Perico" Marante y "Pelusa" De Zorzi eran poco menos que  inamovibles y Perroncino pintaba para mucho, se prefirió vender al promisorio valor a Quilmes en 30.000 pesos. Más tarde, cuando ya la popularidad era común para el defensor, los dirigentes repararon en cuan había sido su error.

**********

Heleno Da Fleitas fue llamado por  sus compatriotas, como un delantero de grandes condiciones y fue calificado como el mejor de su país y del mundo. De físico privilegiado, su pase costó 202.800 pesos, lo que promovió el disgusto de los socios que inmediatamente levantaron su voz contra la inversión que realizaba el club en momentos que las finanzas no gozaban de prosperidad. Los ánimos se calmaron con el comienzo del campeonato, pero como la campaña no fue del todo buena, las protestas surgieron nuevamente. El jugador mostró ser un exquisito en el manejo del balón, inteligente para moverse dentro del terreno. Cumplió buenos desempeños y se pensó que sería la solución para la falta de gol que mostraba el conjunto xeneize desde hacía tiempo. Pero no fue así. Un poco porque los resultados se negaron, otro tanto porque no se aclimató al nuevo medio y según lo que dicen otros, por la vida privada que llevaba, el brasileño partió a su tierra a poco de finalizar la temporada.

**********

Juan Manuel Moreno fue, cuando era un jovencito, a probarse a Boca Juniors, sin suerte. Probó fortuna en River Plate y allí comenzó a edificar su brillante campaña con la casaca millonaria. Pasó por el prestigio que ganó en aquel país hace que hoy se lo recuerde como un ídolo. En 1950, Moreno fue contratado por Boca Juniors para reforzar su línea de ataque. Cargado en años, su paso por la división auriazul fue poco fructífero como fugaz.

**********

Fue una fecha histórica para los chacaritenses y una de las más amargas que recuerda la vida boquense. El partido se jugó en cancha de Boca Juniors el 9 de mayo de 1948, siendo el juez Mr. Gregory. A los 11 minutos del primer tiempo, Busico abrió el marcador. A los 15 del segundo tiempo Campana aumentó para los de Chacarita Juniors. Pero enfrente estaba Boca y había que aguantarlo ganando 2 a 0. Dos minutos más tarde Boyé, con un derechazo, estrenó la red. Se vino el aluvión. Los tricolores no podían resistir esa ofensiva que arrasaba sobre el marco de Díaz. El empate se veía venir. Era la única consecuencia posible de ese vendaval de camiseta azul y oro en el área rival. Se lesiona Díaz, arquero de Chacarita, y Busico pasa a ocupar su puesto. Penal para Boca. El empate parecía decretado. Protestas de todo tono y De Luca es expulsado. Nueve hombres que van para tratar de resistir ese empate que ya parece un hecho. Frente a la pelota Mario Boyé. En el arco, el puntero izquierdo Busico. Parte el derechazo y... palo. La pelota se va fuera del campo. Los jugadores visitantes se abrazaban celebrando. El árbitro dice que el arquero se adelantó y que la pena debe ser ejecutada nuevamente. Más protestas, pero ya no había reclamo que valiera. Otra vez Boyé frente a la pelota y la casi segura conquista en sus pies, ya que un hombre de su categoría no podía fallar dos veces seguidas. Derechazo y... palo. La fortuna estaba en favor de los de San Martín. Sigue la ofensiva y... No vamos a estirarnos más en el relato. En tres contraataques Campana puso el 5 a 1 lapidario. Boca a un paso de la igualdad y la victoria ante un conjunto diezmado, terminó goleado. Para no creer...

**********

Salvador Grecco era un centromedio que había tenido un buen desenvolvimiento en San Lorenzo, pero como había en ese equipo tres hombres que ocupaban ese lugar y uno de ellos era Perucca, fue ofrecido a Boca Juniors. Era ya un veterano pero algún crítico apresurado le auguró que sería el sucesor de Lazzatti. Desacertado juicio ya que el jugador tuvo malos desempeños que rápidamente fue confinado a la división reserva.

**********

Grima era un mendocino fuerte, encarador y mejor jugador. Tenía condiciones para el puesto, half izquierdo. Pero para su mala suerte, en primera estaba Natalio Pescia, un león que ya era una institución en el equipo. No había con qué sacarlo. Y algo similar a lo que le sucedió a Vilanoba pasó con este hombre. Confinado a jugar en reserva, se destacó por su poderoso remate y a pesar de los méritos que hizo para ganarse el puesto, nunca fue titular. No había forma de consolarlo. Ni siquiera diciéndole que "El Leoncito" ya estaba viejo y en poco tiempo dejaría el fútbol. también, Pescia parecía eterno...


1950 DESEMPATE POR EL TÍTULO

Debido a que Boca e Independiente igualaron en el puntaje final del campeonato de 1950, debieron jugar dos partidos, de los que el ganador sería consagrado vicecampeón de la temporada. El primer partido terminó con una victoria xeneize por 3 a 2 con goles de Busico, Benítez y González. En la revancha el triunfo quedó en poder de Independiente por el mismo marcador. Los goles boquenses fueron logrados por Moreno y Campana. Marcando la paridad de fuerzas que había entre los dos rivales, el tercer encuentro que sería el definitivo, finalizó igualado en tres tantos. Benítez, Ferraro y González fueron los goleadores xeneizes. Al no producirse definición en los partidos jugados, Boca fue erigido en subcampeón del año por mejor gol-average en el torneo.

JOSÉ "PERICO" MARANTE DEJA EL FÚTBOL

Todo comenzó por 1935 cuando un muchacho alto y delgado hizo su debut en primera división. Quince años más tarde, José Marante jugó su último partido con la casaca xeneize3, cerrando así uno de los ciclos más importantes que haya tenido la historia de Boca Juniors. En los últimos años su sapiencia había servido para que fuera titular, a pesar de que el físico no respondía igual que antes. En el '49 fue un año que lo tuvo esporádicamente como titular y en el '50 solo dos veces estuvo presente en el primer equipo. Pese a que su condición física no era la mejor, desplegó su caudal de calidad. Se iba un ídolo de siempre.

EL PRIMER PERUANO EN BOCA JUNIORS

Por primera vez en su historial, Boca contó en sus filas con un jugador nacido en Perú. Gómez Sánchez había tenido un paso con relativo suceso por Banfield y una destacada labor en el Sudamericano del '45 para el seleccionado de su país. En Boca Juniors a pesar que fue titular la mayor parte de 1948, no tuvo un desempeño brillante, lo que hizo que fuera  transferido a fines del mismo. Se caracterizaba por la velocidad y la precisión de su remate, aunque era excesivamente individualista.

(Foto) El frentazo de Boyé ya descansa en el fondo de la red en el arco de Estudiantes. La venta de "El Atómico" al Genoa de Italia, restó aún más potencia al poco efectivo ataque boquense.

(Foto) El arquero de Independiente frustra un avance de Boca Juniors en las puertas del área chica. Boyé y el peruano Gómez Sánchez frenan su inútil Carrera.

GOL DE JOSÉ MANUEL
MORENO

(Foto) Uno de los pocos goles que logró en su intrascendente paso por Boca Juniors, José Manuel Moreno.
Su remate esquinado escapa al control de Ricardo. El delantero que tuvo brillantes desempeños en su trayectoria, estaba transitando su ocaso cuando llegó a la ribera.

DELANTERA DE 1951

(Foto) Esta es la delantera que le quitó el invicto Racing Club en su estadio el 28 de octubre de 1951.
El encuentro finalizó 2 a 1 para los xeneizes con goles de José "Pepino" Borello y Ayué.
De izquierda a derecha: Pentrelli, Seghini, Borello, Ayué y Herminio González
Ese año Boca culminó en sexta posición.

ELLOS TAMBIÉN VISTIERON LA AZUL Y ORO

(Foto) Grecco llegó veterano y muchos se apresuraron y
aseguraron que sería
el reemplazante
de Lazzatti.
Se equivocaron
porque el paso
por el primer
equipo fue
fugaz y discreto.

(Foto) Rinaldo Martino, discreto aporte para un Boca Juniors con aspiraciones.


Continúa

 

Volver a la portada

 


Desde el 15 de noviembre de 2000