COSAS DE LA VIDA DE XENEIZE

Mario Evaristo, ese eterno buscador de cracks y vieja gloria del conjunto de la ribera, en su andar por los potreros fijó sus ojos en un muchacho petiso que se destacaba por la velocidad y la fuerza de su disparo con la pierna izquierda. El purrete no quería saber nada con ir a probarse a Boca, lo que quería era ir a jugar en River Plate. Largas fueron las charlas que el "Galgo" tuvo con el pibe tratando de convencerlo para llevarlo a Boca Juniors. Con el hermano, don Mario no tuvo problemas y lo llevó a probarse, fichándolo de inmediato para el club. Pero Evaristo quería al petiso, que jugaba de puntero izquierdo. Al fin lo convenció para que fuera a probarse. El muchacho aceptó para no desagraviar a don Mario, pero iba sabiendo que en el partido haría todo lo posible para que las cosas le salieran mal. Predispuesto de esta manera, jugó a desgano. Le dieron a ejecutar un penal y lo tiró afuera. Fue tan mala la performance del muchacho que era para que cualquiera lo echara en el olvido. Pero don Mario se dio cuenta que era por voluntad del muchacho y seguía creyendo que ese joven tenía un futuro de oro. Pero no lo pudo fichar para Boca. En 1966 los hermanos Luis Mas, el que entró sin problemas, y Oscar Mas, el que quería jugar en River, se enfrentaron en el clásico de la segunda rueda en el Monumental...

**********

Luis Mas era defensor. Ágil física y mentalmente, era de quite seguro, mejor panorama cuando trasladaba el balón hacia el campo adversario. Ya había sido promesa firme en las divisiones menores cuando la hinchada no dudaba que era un hombre que a corto plazo sería clave en el primer equipo. Con muchas posibilidades este año, pareció adentrarse hacia el final del campeonato, ocupando la plaza del fogoso uruguayo Alcides Silveira. Su promisoria actuación se vio interrumpida por una lesión de la que no se recuperó en la forma esperada y prácticamente cortó su carrera futbolística. Consciente de que sus posibilidades eran mínimas pidió ser dejado en libertad, para abandonar el fútbol profesional. Siguió entonces la posibilidad de ir a jugar a Estados Unidos en el mismo equipo que jugaba César Luis Menotti. Aceptó y fue transferido por un valor mucho menos al que realmente podía tasarse a un valor de su jerarquía. La desgracia había privado a Boca Juniors de un gran jugador.

**********

Otra sobre una revancha y en el mismo partido. Alfredo Rojas era lejos el hombre gol de los boquenses. Hugo Gatti era el jovencito verborrágico que entre muchas cosas decía: "Soy el mejor arquero del mundo". Antes del comienzo del partido que cruzaron y el golero, según su costumbre, le dijo: "Hoy no metés un gol, grandote". El "Tanque" se sonrió y le prometió un golsito a su manera. Empezó el partido y Boca no llegaba. River se pone dos a cero al comienzo del segundo tiempo, y haciendo gala de garra pasó a dominar el trámite del encuentro. Cae un centro de la derecha, justo sobre el medio del área. Sale Gatti y salta. Entra Rojas y salta. El golero pareció que chocaba con la pared. Cabezazo del "Tanque" y gol de Boca. Las palabras que dijo el delantero al arquero festejando su tanto fueron una dura venganza para las palabras agrandadas de Gatti.

**********

Se jugaba el primer choque del año entre los poderosos del fútbol argentino, Boca Juniors y River Plate, en la Bombonera. Desde hacía tiempo la cosa venía bastante favorable a los xeneizes y la hinchada y los jugadores no dudaban que esta vez la cuestión se volcaría en su favor. Comienza el partido y a los pocos minutos del inicio se produce un penal en el área de boca. Cobrado correctamente, antes de la ejecución las palabras estaban a la orden del día. Silveira se acercó a Ermindo Onega, que iba a ser el encargado de ejecutarlo, y le dijo que lo iba a errar, porque estaba muy nervioso. Este miraba el suelo sin responder una palabra. Roma se acercó y le dijo: "Tiralo a la izquierda porque sino te lo atajo. Palabra va, palabra viene, sonó el silbato. Onega tomó carrera. Roma respetando su palabra se tiró al palo derecho. Onega sacó el derechazo. La pelota terminó en la tribuna. Algarabía para los xeneizes. El partido terminó 3 a 1 para los riverplatenses y Onega convirtió el tercer gol que le sirvió como desquita.

**********

El "Turco" Minoian decía no tener suerte. "A mí no me dan la oportunidad". Cuando llegó de Gimnasia y Esgrima La Plata era número puesto para ocupar el arco boquense sabiendo que Antonio Roma, titular en la selección, se ausentaría buena parte del torneo. En la primera fecha debutó y de entrada no pareció sentir peso alguno. Tranquilo, de físico grande como el "Tarzán", daba la impresión que no había otro hombre en la valla. Pero terminado la primera etapa, el "Turco" se mandó una macana fea y Newell's Old Boys empató el partido. Al final ganó Boca, pero los xeneizes no le perdonaron ese gol. Siempre se lo recordaban cuando jugaba en reserva. no tuvo la revancha que deseaba. Otra de las ingratitudes que pueden tener los arqueros, sin dudas.


ELLOS TAMBIÉN VISTIERON LA AZUL Y ORO

(Foto izquierda) Dos promesas que se
fueron perdiendo con el correr
de las oportunidades que se brindaron.
Llegaron de Atlanta y sus rendimientos
tuvieron muchos picos.
Son Luna y Zarich.


Ernesto José Grillo

Orlando Pecanha de Carvalho

COSAS DE LA VIDA DE XENEIZE

Morocho, diminuto, de físico esmirriado, llegó a Boca Juniors junto con Miguel Alberto Nicolau, haciéndose cargo el club del jugador en su estada en Buenos Aires. Pícaro y veloz, llegó a la primera división en 1966, pero en 1967 lo tuvo como dueño exclusivo de la punta izquierda del ataque. No tenía la potencia de Pianetti, Romero. Su juego se asemejaba a la tarea que cumplía Alberto González, pero con menor despliegue. Pintó para mucho en sus primeros partidos, para ir declinando con el correr de los encuentros. fue transferido al fútbol boliviano.

**********

Miguel Alberto Nicolau era alto, de físico imponente y juego recio. En sus primeras apariciones en primera división se lo sindicó como el dueño de la camiseta que, por entonces, tenía como dueño exclusivo a Antonio Ubaldo Rattín. Claro que Nicolau no fue suplente de Rattín únicamente, aunque ya los técnicos también lo destinaron a ocupar puestos de la zaga, donde siempre rindió con acierto. Junto a Alcides Silveira que por entonces estaba transitando el ocaso de su carrera, era el comodín obligado de la defensa. Fue importante dentro del ensamble boquense.

**********

Rubén Magdalena era un defensor con muchas condiciones. Fue preseleccionado en varias oportunidades y siempre se destacó en las divisiones menores, de donde provenía, para ser suplente obligado de José María Silvero en tiempos del invulnerable. Cuando el veterano pero eficiente defensor se fue de Boca Juniors, llegó su oportunidad definitiva. Titular desde el comienzo fue llegando en los primeros partidos a ser una firme columna en la  defensa xeneize. Sin embargo fue declinando su rendimiento y ya no fue la garantía que había prometido en sus anteriores apariciones por el primer equipo.

**********

El "Pocho" Pianetti fue sin dudas el socio del "Tanque" Rojas. El mismo estilo de juego le daba al ataque azul y oro una fuerza inusitada. La potencia y dirección de su remate era un arma segura de gol. Maneja con igual precisión ambas piernas, lo que le permitió formar parte del ataque boquense en diversos puestos. Fue puntero derecho o izquierdo indistintamente, ocupando la plaza de centrodelantero, cuando los "Rojas" no estaban en condiciones de jugar. Cumplió muy buenos desempeños en sus comienzos y siempre estuvo en la lucha por la titularidad del ataque.

**********

Entre los muchos jóvenes que fueron promovidos al primer equipo en esta temporada se destacaba un marcador de punta que tenía todo lo que se requería para el puesto. Fuerza y potencia para la marca, pero también habilidad y oportunismo para pasar al ataque cuando las circunstancias eran propicias. No faltó quien dijera: "Es un Marzolini en miniatura". Carmelo Simeone dejó su lugar a ese muchacho que se había formado en las divisiones menores de la institución. Se llamaba Rubén José Suñé y estaba llamado a ser un pilar de Boca en varias etapas de la última década.

**********

Fue sin dudas una jornada negra. Los santiagueños llegaron a la ribera esperanzados en cumplir un buen papel. Era una hazaña para ellos salir de la Bombonera sin ser derrotados. Empieza el partido y todo parece fácil para Boca. Los problemas defensivos del conjunto santiagueño no tenían solución de  continuidad. Zarich estrella un cabezazo en el travesaño y Luna se pierde un gol de esos increíbles. Primer ataque de central Córdoba y gol. Ataca Boca, el arquero se luce vuelta a vuelta. Segundo tiempo y los provincianos sacan más ventajas en otro contragolpe. Viene el descuento de Boca con un frentazo de Rattín. Machaca boca, pero el partido termina con la victoria del conjunto norteño. Fue la primera victoria de un conjunto chacarero sobre un grande del fútbol argentino.


NUEVA GIRA POR EUROPA Y EE.UU.

Otra vez Boca Juniors parte hacia Europa y los Estados Unidos para enfrentar a equipos representativos del viejo continente. La finalidad en esta ocasión era la de foguear en el primer equipo a los jugadores noveles que habían sido promovidos. No estuvo alejada la actuación del conjunto xeneize a la que le correspondió en los torneos locales, y si bien el saldo fue favorable en el aspecto resultado, en cuanto al rendimiento del conjunto no fue así. Se lograron resultados importantes como los dos empates ante el Benfica, que gozaba su esplendor futbolístico a la sombra de la magia de Eusebio (ídolo portugués), pero también se perdió claramente ante el Atlético de Madrid, que era mucho menos poderoso que el conjunto portugués. A pesar de estas circunstancias las actuaciones cumplidas por el conjunto auriazul sirvieron para mantener el prestigio que tenía en tierras europeas y por ende el del fútbol argentino.

(Foto) Una de las muchas tardes negras que tuvo esta temporada. El cabezazo de Zarich es desviado por un defensor. Se perdió con los santiagueños en la Boca.

(Foto arriba) Sale Poletti y rechaza con los puños
la arremetida de Nicolau y Angel Clemente Rojas.
A la expectativa Roberto Rogel.

(Foto derecha) Minoian en el momento de concretarse
su transferencia, es recibido por el ilustre
antecesor Américo "Merico" Tesorieri,
ya entrado en años.

SE INICIA UNA NUEVA ETAPA

Un año donde muere el recuerdo del invulnerable y se inicia una nueva etapa con los lógicos contratiempos que exigen un proceso. Mediocre campaña en el torneo Metropolitano en el cual su impotencia ofensiva llega a límites notorios, para en el campeonato Nacional lograr un oportuno repunte que lo coloca en los primeros puestos, perdiendo su chance en la anteúltima fecha. Ídolos de siempre: Roberto Domingo Rogel y Carlos José "Toti" Veglio.


COSAS DE LA VIDA DE XENEIZE

Una de las jornadas más tristes que recuerda el fútbol argentino y la más trágica, fue aquella en que River Plate y Boca Juniors se encontraron en el estadio de los primeros, el 23 de junio de 1968. Por causas que no llegaron a ser probadas con certeza, una de las puertas permaneció cerrada cuando el partida había finalizado y 72 personas murieron, la mayoría por asfixia. No se tiene precedentes de tan luctuosa fecha en la que el fútbol argentino escribió su página negra.

**********

Ese partido no había tenido en su transcurso ningún hecho fuera de lo normal que hiciera presagiar tal desgracia. Lo que se marcó en su desarrollo fue la ostensible superioridad que mostraron los xeneizes, a pesar de lo cual no pudieron quebrar la resistencia de la meta contraria. Un poco por la poca actividad que tenían por entonces sus delanteros y otro tanto por la buena actuación que cumplió Carrizo, polero riverplatense. Una de las jugadas más recordadas de aquel partido se produjo cuando promediaba el segundo tiempo. El dominio boquense no rendía frutos cerca de la valla contraria. Como era su característica, Norberto Madurga picó al vacío en busca de una cortada. La pelota le llegó y quedó con mucho terreno a su disposición frente a Amadeo Carrizo. Estaba en juego el clásico en esa jugada. La experiencia del arquero sirvió para superar el mal trance. Tranquilo se adelantó unos pasos con su mano levantada. El joven delantero que era Madurga, dudó un instante. El arquero le achicó el ángulo. El "Muñeco", convencido de que no estaba habilitado, remató sin convicción y fuerza a las manos del golero. Este sacó de inmediato para iniciar un nuevo avance de su equipo.

**********

A la finalización del encuentro se abrazaron en el centro de la cancha Julio Meléndez y Matosas, dos jugadores que se destacaban por la limpieza del juego. correctos hasta límites sorpresivos, en un juego donde la fricción es casi constante, fue el peruano el que rápidamente llegó a destacarse. Su mayor caudal técnico le servía para que además de corrección, adosara a su estilo elegancia y jerarquía. En ese abrazo, algunos observadores dijeron que esos hombres no eran útiles para ganar campeonatos. Se equivocaron...

**********

Dos delanteros que llegaron en esta temporada, fracasaron rotundamente en el equipo de la ribera. Uno de ellos, Jorge Fernández, proveniente de Atlanta donde tuvo buenos desempeños, pero que no respondió a su condición de scorer con la casaca boquense. Otro fue el wing izquierdo Lima, que proviene de Brasil con fama de habilidoso y encarador, los pocos partidos que estuvo en el primer equipo, especialmente al comienzo del torneo Metropolitano, lo mostraron bastante endeble como para ganarse la confianza de la hinchada.

**********

Otro de los que llegó y no anduvo como se esperaba fue Milton Viera, fogoso mediocampista proveniente de Nacional de Montevideo. Sin ser un dechado de habilidad, su fuerza era la virtud que más se destacaba en su juego. Cuando llegó a la ribera, hubo dirigentes que dijeron que era el mejor negocio que había realizado Boca en los últimos tiempos. "Con este hombre estamos seguros que vamos a ganar muchos campeonatos". El joven y reconocido valor uruguayo a fin de temporada fue transferido por los opacos rendimientos que había cumplido.

**********

Fue tan dramático el partido entre Boca Juniors e Independiente jugado en Avellaneda por la anteúltima fecha del campeonato Nacional que, a cada ataque, le sucedía otro del rival. Era un ir y venir constante, no había respiros para ninguno de los dos. Las portátiles traían una esperanza grande para los boquenses. Un gol podía ser el pasaporte al campeonato. Faltan cinco minutos y Tarabini con un zurdazo pone ventaja a los "Rojos". Desesperación e impotencia en los xeneizes por buscar el gol que les devuelva la oportunidad de llegar al título. Final del partido y una estrella se escapa de las manos.


(Foto) El preciso remate de Rubén José Suñé tiene destino de red ante el desconcierto de Miguel Santoro (arquero de Independiente). El marcador de punta fue especialista en este tipo de remates.

ELLOS TAMBIÉN VISTIERON LA AZUL Y ORO

(Foto izquierda)
Julio César Fernández.
De discreto paso por la entidad de la ribera y fue dejado en libertad.

(Foto izquierda)
Jorge Fernández.
Centrodelantero proveniente de Atlanta que fracasó rotundamente en Boca Juniors.

(Foto) Pardo intenta superar
a dos defensores de Colón.
El atacante fue otro de los goleadores
que tuvo discretos desempeños.

TORNEO INTERNACIONAL 1968

En el intervalo entre el campeonato Metropolitano y Nacional de 1968, Boca Juniors disputó un torneo internacional amistoso, con la participación de equipos destacados de diversos países. La actuación boquense fue buena, ya que finalizó el torneo invicto y tuvo desempeños de muy buen nivel. Los equipos a los que enfrentaron los xeneizes fueron: Benfica de Portugal, Nacional de Montevideo, River Plate y Santos de Brasil.


COSAS DE LA VIDA DE XENEIZE

Néstor Martín Errea era sin dudas un buen arquero. Tenía muchas condiciones para el puesto, pero la fortuna en Boca Juniors le fue esquiva. Primero cuando llegó al club, le llegó a discutir la titularidad cuando Antonio Roma era cuestionado por sus actuaciones en el Mundial de Chile. Cuando se alejó la controversia y se recuperó el "Tarzán" era el suplente obligado. En el '66, cuando llegó Minoian, fue a préstamo a Colón de Santa Fe. Después a Peñarol de Montevideo, para a comienzos de la temporada1968 pasar a ser uno de los tres arqueros de la institución junto con Roma y Rubén Sánchez. No hubo caso. Jugó los primeros partidos de arranque, pero con una defensa que se estaba armando, fue víctima del momento. Ya nunca más volvería a defender los colores azul y oro. En el '69 Estudiantes de La Plata es quien concreta la transferencia definitiva. "No pude con el mito de Roma. Cada vez que entraba a la cancha parecía que jugaba para hacer olvidar a ese arquero. No pude. Me comí muchos goles tontos, de esos imperdonables. Igual no puedo olvidar a esa hinchada que siempre me alentó".

**********

Norberto Madurga estaba en Boca desde 1966 y con diversa suerte había alternado en el primer equipo. El sabía que su verdadero puesto estaba muy bien ocupado. Era número cinco. "Que le voy a hacer. teniendo adelante dos hombres como Rattín y Nicolau estoy seguro que no voy a jugar nunca de cinco. Creo que tengo poco que hacer en Boca". Estas fueron sus palabras cuando de vez en cuando era el insider derecho del conjunto. Sobre el final del campeonato fue el número cinco. Su presentación fue ante Independiente y el funcionamiento del conjunto cobró otra fisonomía. A partir de entonces sería el hombre obligado para ocupar el puesto de centrohalf.

**********

Esta temporada fue próspera para los boquenses en materia de compras de jugadores, ya que la mayoría de los futbolistas contratados cumplieron muy buenas actuaciones en el conjunto. El que menos participación tuvo fue Raúl Armando Savoy, que a pesar de ser un hombre consagrado en Independiente, pareció no adaptarse al andar del conjunto xeneize. Otro que no militó en primera división fue José Antonio Palacios, que por su edad permaneció en las divisiones inferiores.

**********

Ernesto grillo, que trabajaba con las divisiones inferiores, aconsejó que en caso de transferir a Omar Rubén Larrosa, sólo fuera a préstamo y sin opción porque según las palabras del insider izquierdo, ese muchacho tenía un gran porvenir. Hábil, inteligente para buscar los espacios vacíos y muy capaz para moverse por el frente de ataque. Cuando los dirigentes xeneizes tranzaron la transferencia de Jorge Antonio Coch y los directivos de Argentinos pidieron a Larrosa, los boquenses accedieron pero siguiendo los consejos de Grillo, sin opción.

**********

Otro de los que tenía inconvenientes con la titularidad era Ramón Héctor Ponce. Titular en la parte final del año anterior, con el ingreso de Coch al plantel, quedó como suplente y cuando éste no podía actuar el que lo reemplazaba con seguridad era él. Antonio cabrera, otro hombre que tuvo discretos desempeños en el conjunto de la ribera. Como consuelo los compañeros le decían "Mané" para compararlo con el inolvidable Garrincha. Pero no había nada que conformara al promisorio puntero derecho.


"LA PUERTA 12"

Esta sin duda es la página más negra en la vida de nuestro club. Fue un hecho por demás catastrófico, que nos marcó a fuego a todos aquellos que vivimos esa nefasta experiencia. Corría el año 1968, y más precisamente el 23 de junio, y se jugaba el superclásico en el Monumental. Los 2 equipos no andaban de maravillas, y el condimento mayor, era que ellos llevaban desde hacía varios partidos la valla invicta y no querían bajo ningún concepto que se cortara con nosotros, habida cuenta de los duros golpes que recibieron de nuestra parte en esa década. Por ese entonces vivía en Paternal, y muy temprano nos juntamos los amigos y tomamos el colectivo a Barrancas de Belgrano, y de ahí caminando por Libertador hasta Quinteros y por esa calle a la cancha, desembocando en la puerta... 12, hoy la puerta "L", ya que los directivos de River decidieron posteriormente el cambio de números a letras para evitar no se que... Todos sabemos eso y los más viejos, nos encargamos de contarle a los jóvenes cual es y cual era cada puerta.

Por ese entonces, el vicealmirante Lacoste no había dispuesto aún de parte del dinero de todos argentinos, para reformar los estadios de algunos clubes, entre ellos su querido River por supuesto, así que la disposición de la cancha era distinta. La tribuna Almirante Brown alta no existía, la San Martín alta era social, lo mismo que la Centenario baja, quedando la Centenario alta para nosotros y el 60 % de la Belgrano alta más o menos, que por ese entonces también era popular. El partido fue bastante malo, y el único detalle gracioso fue que antes de comenzar, Ángel Clemente Rojas, "Rojitas" para nosotros, le sacó la gorra a Carrizo, que el arquero de ellos, utilizaba de cábala. Fue patético ver al gran Amadeo correr detrás de su prenda que se la pasaban los jugadores de Boca de uno a otro, ante la burla nuestra y la desesperación de ellos. Al final un
alcanza-pelotas se la devolvió y todo se tranquilizo.

El encuentro terminó 0 a 0, cosa que festejaron ruidosamente y nos dispusimos a retirarnos. Salimos con tranquilidad, y al llegar caminando a Barrancas, comenzaron a llegar las noticias por Radio, de un accidente terrible al salir la gente del estadio. La versión oficial, más que ridícula por cierto, fue que una avalancha en la puerta 12 produjo ""71 muertos"". Claro, como en esa época el gobierno era de facto, Onganía era el presidente, quien iba a atreverse a levantar la voz. Pero ¿alguien puede ser tan inocente como para pensar que una avalancha produjo semejante daño?. Cuando salimos de la cancha, nadie se dio cuenta de nada, y por lo menos alguien debió haber visto a la gente "rodar" por Figueroa Alcorta, sin embargo eso no pasó porque la puerta estaba cerrada. SI; aunque parezca una locura, alguien por descuido o por negligencia no abrió la puerta para que los hinchas salieran.

A la distancia, resulta vergonzoso recordar como entre directivos del club millonario y la policía desligaban responsabilidades unos a otros, sosteniendo todos que... "no, la puerta estaba abierta correctamente, lo que pasa es que la misma gente produjo la catástrofe"... Sencillamente grotesco. Y a todo esto cientos de sobrevivientes a la tragedia, juraban que el portón estaba cerrado, pero claro, quien iba a tomar en serio la declaración de simples ciudadanos, que por cierto no portaban lujosos uniformes. Por otra parte, la mayoría de las muertes se produjeron por asfixia y aplastamiento, y el sentido común me dice que si el camino hubiese estado libre, la gente hubiese rodado sobre la calle, produciéndose muchas fracturas y contusiones, pero de ningún modo 71 muertos. No quiero realizar ningún tipo de comparación, pero veo lo que movió Cromañón, y pienso en lo injusto que fue no haber hecho algo así en ese momento. Los periodistas de la época, hablaron y escribieron mucho sobre el caso, pero sin acusar directamente a nadie, aunque no se si la actitud hubiese sido la misma, si algunos de ellos hubieran sido victimas. Pero como digo siempre, al fin y al cabo para el gobierno, fue un accidente donde murieron sólo 71 hinchas de Boca. Miren si los funcionarios de turno iban a perder el sueño por algo como eso. Alguno habrá dicho: "bueno, ya está, la próxima fecha se juega con un brazalete negro y listo, y ahora pasemos a cosas más importantes". Ah, en la fecha siguiente, se hizo un minuto de silencio y todos portaron la cinta negra.

Juan Carlos Archiprete
Socio vitalicio N°: 9648

puchezno@yahoo.com.ar
puchezno@ubbi.com


(Foto) En los tiros de esquina, Rogel
subía en busca del cabezazo.
Aquí ante Los Andes, logra su cometido,
pero se anula el avance por offside
de Curioni.

NACIONAL DE 1969 Y UNA NUEVA ESTRELLA

Otra estrella se agrega al estelar y glorioso cielo boquense, esta vez de la mano de Alfredo Di Stéfano en el banco de los suplentes. Un equipo cuya base se fue conformando con el paso del tiempo, alcanza su máximo rendimiento en el torneo Nacional de 1969, donde el conjunto xeneize cumple una actuación de muy buen nivel y se corona como lógico campeón luego de sus meritorias actuaciones. Un estilo ofensivo marca en épocas donde proliferan los esquemas defensivos, un valioso detalle para la conquista. Ídolos de siempre: Norberto "Muñeco" Madurga y Junio Meléndez Calderón.

(Foto) Golazo de Ramón "Mané" Ponce que ante la salida de Agustín Mario Cejas, arquero de Racing Club, lo sometió con remate corto. detrás peña inicia el festejo. los dos fueron valores muy importantes en este Boca Juniors campeón.


COSAS DE LA VIDA DE XENEIZE

En el tercer partido del Nacional de 1969, Antonio Roma debió retirarse del campo de juego lesionado y en su lugar ingresó Rubén Omar Sánchez, arquero que desde 1967 había militado con diversa fortuna en la valla xeneize. La salida del "Tarzán" sería definitiva, ya que el rendimiento que cumplió el joven golero fue tan bueno, que inmediatamente fue confirmado como titular. Pero su actuación no sólo se remitió a convertirse en uno de los pilares boquenses, sino también sirvió para que la crítica lo erigiera en una de las revelaciones de los últimos torneos.

**********

Antonio Rattín fue otro de los "viejos" que se vio desalojado de la titularidad, aunque a la inversa de lo que sucedería con Roma, le costaría mucho retornar al primer equipo. En esos tiempos el "Rata" decía: "Mirá, no sé cómo tomarlo, pero te puedo asegurar que con lo bien que anda el "Muñeco" -por Madurga- no puedo quejarme. ¿Si dejo?, todavía no porque me siento muy bien físicamente, aunque estoy saturado de fútbol. Pero mientras el físico responda voy a seguir dándole a la redonda. Cuando no pueda más me voy y no vuelvo nunca más".

**********

La recuperación de Angel Clemente Rojas fue sin dudas uno de los aportes más valiosos para la conquista del conjunto azul y oro. Hacía varias temporadas que Rojitas no rendía lo que realmente podía, dentro de un campo de juego. Tan talentoso como era dentro de la cancha, fue irascible a los entrenamientos, lo que lo perjudicó en su desenvolvimiento dentro del campo de juego y llegó a comprometerle la plaza entre los titulares. Era ésta una de las muchas historias que se han escrito por hombres que tan capaces de hacer genialidades en sus actividades, se mostraban rebeldes a las disciplinas. No vamos a reiterar que en todo momento el número doce le retribuyó su afecto incondicional a ese hombre de gran ascendencia entre los simpatizantes.

**********

Armando Ovide fue uno de esos hombres que producen en las instituciones una trayectoria limpia, sin mancha alguna que pudiera censurarle. Así fue que cuando apareció en primera división, además de mostrar condiciones para el puesto, era marcador de punta, sus virtudes para el grupo le fueron reconocidas siempre hasta el momento que fue dejado en libertad en 1977, en mérito a su actuación en la ribera. no tuvo la suerte que siempre es necesaria para consolidarse en el primer equipo. Pero mucho tuvo que ver con esa mala fortuna la presencia como titular en la punta izquierda de la defensa auriazul de Silvio Marzolini, quien era inamovible en ese puesto. Cuando en 1973 se retiró éste, Ovide tuvo la oportunidad de codearse con la titularidad, pero la aparición de un promisorio marcador de punta hizo que ese período fuera breve. Ese jugador era Alberto César Tarantini, "El Conejo".

**********

Uno de los hombres que ya tendría poca relevancia y prácticamente no jugaría en el primer equipo, sería Antonio Cabrera, que con el ascenso de ramón Ponce, más la presencia de Jorge Coch, fue el tercer candidato a ocupar la punta derecha del ataque. Su paso por Boca Juniors, a pesar de los antecedentes que lo precedían de Atlanta, fue que cumpliera un  discreto ciclo que en pocos momentos logró superar el margen de mediocridad.

**********

Fue el premio histórico que quizá todos los boquenses quisieron cristalizar desde los primeros tiempos. Dar la vuelta olímpica nada menos que en el estadio de River Plate, el clásico rival de todos los tiempos y si era posible ante ese rival mejor. En el Nacional `69 se produjo por primera vez en la historia del profesionalismo el caso de que ganando River debieran disputar un encuentro que definiera el propietario de un campeonato. No se dio, porque con el empate final Boca se coronó campeón y dieron la vuelta olímpica en el Monumental, ante el júbilo de sus parciales y el silencio imponente de los simpatizantes millonarios. Fue una tarde inolvidable.



(Foto) Esta foto corresponde al match que por el torneo Nacional, el 19 de octubre de 1969, jugaron Racing Club
y Boca Juniors en Avellaneda. El encuentro lo ganaron los xeneizes por 2 a 1 con goles de Ponce y Paolino.


Continúa

 

Volver a la portada

 


Desde el 15 de noviembre de 2000